lunes, 28 de julio de 2014

"EE.UU. muestra un bajo interés en resolver el conflicto de Gaza"

Los 2 días más violentos


El pueblo de Siria sigue muriendo en mayor número de lo que cualquiera pueda contar con precisión. Los observadores indican que más de 700 personas murieron en enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes del Estado Islámico de Iraq y Al-Sham (ISIS) en los alrededores de Homs entre el jueves y el viernes, más que en cualquier otro período de dos días en toda la guerra civil siria. En Damasco, los observadores informan de los combates más intensos durante muchos meses: esta semana, el gobierno ha llevado a cabo ataques aéreos contra los rebeldes en el barrio este de Jobar y han intentado volver a tomar un puesto de control capturado por los rebeldes hace una semana.

Mientras que el ISIS es responsable de una gran parte del derramamiento de sangre, se ha producido un incremento de los enfrentamientos entre los grupos rebeldes más pequeños que también se oponen al gobierno sirio; el ISIS está tratando de eliminar a sus rivales, o los obligan a jurar lealtad, y otros grupos rebeldes se les unen por completo. ONU publicó un informe acusando al ISIS de posibles crímenes de guerra en Irak, específicamente dirigidas contra los niños, al señalar que "Los ataques deliberados o indiscriminados contra civiles, el asesinato de civiles, el uso de civiles como escudos, la obstaculización del acceso de la población civil a la asistencia humanitaria puede constituir crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad".

El Ejército dijo que el domingo recapturó un campo de gas de Shaar –al Este de Homs- que había sido capturado por el ISIS a principios de julio. La televisión siria mostró imágenes de soldados corriendo y desplegándose en una vasta zona desértica que se dijo era el campo de gas de Shaar; sin embargo, una fuente del ISIS dijo que los combatientes se retiraron después de destruir el equipo del campo y capturar al menos 15 tanques y decenas de cohetes que fueron utilizados para proteger el terreno y que "Nos retiramos porque ya no era bueno para nosotros para permanecer. El objetivo era conseguir los tanques y cohetes en el campo y lo hicimos (…) No hay ningún sentido quedarse allí y convertirse en un blanco fácil para el régimen y sus aviones de guerra."

Ahora que los combatientes ISIS han cobrado impulso en Siria, impulsadas por equipos incautados en una ofensiva rápida en Irak, el Ejército sirio necesita ser más confrontacional con el grupo si se quiere evitar la pérdida de más territorio. En el corto plazo, Damasco no ha estado demasiado preocupado por ISIS; pero a largo plazo, sin embargo, que debe ser un motivo de gran preocupación, ya que ISIS comienza a establecerse de forma semipermanente, sobre todo con su control de los recursos como el petróleo. Además, sus combatientes también están utilizado métodos no militares para obtener ganancias: fomento de alianzas ad hoc, explotando agravios locales y compran a combatientes de la oposición, mientras que Bashar Al-Assad ha utilizado la escalada del grupo para respaldar su argumento de que Siria se enfrenta a una amenaza islamista militante ha evitado confrontarlos en el terreno de manera directa.

Un conjunto de tres sellos postales conmemorativos, que representan el presidente sirio Bashar Al-Assad, fue publicado esta semana para conmemorar su victoria en las recientes elecciones presidenciales del país. Al-Assad es retratado delante de una iglesia, el fortalecimiento de un papel que él juega a menudo como un protector de las minorías; otro sello se basa en una imagen querida de caudillos árabes y en el último se lo muestra junto a una multitud de ciudadanos felices. Sin embargo, el servicio postal sirio no llega a todo el país, como por ejemplo a la ciudad de Raqqa. 

Un esfuerzo respaldado por EE.UU: para armar a la oposición moderada siria finalmente se ha incrementando a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria, pero se puede llegar demasiado tarde para salvar a los rebeldes de las derrotas que sufren en los dos frentes -el gobierno y los yihadistas- que ya han dejado de ser una opción viable en el terreno. En las últimas semanas, los combatientes del ISIS han logrado impresionantes avances para arrebatar el control de la provincia siria de Deir Ezzor mientras que el gobierno ha avanzado sobre los bastiones rebeldes en Aleppo. La primera revolución siria caerá inexorablemente con la derrota de los rebeldes moderados o Ejército Libre Sirio (ELS) en el corto plazo.

Una nueva lucha por el poder ha surgido dentro de la rebelión siria después que Al-Qaeda anunció que pretende crear un "emirato" islámico para competir con el ISIS. El 11 de julio, en una grabación de audio atribuida al jefe de Jabhat Al-Nusra, Abu Mohammad Al-Golani, se anunció la intención del grupo de establecer un "emirato" islámico; Jabhat Al-Nusra y sus simpatizantes dentro de los rebeldes islamistas, por su parte, afirman que están llevando a cabo una campaña contra los grupos rebeldes "corruptos" con reputaciones cuestionables. 

Ahora, Jabhat Al-Nusra está comenzando a mostrar su verdadero rostro y sus objetivos no son la libertad y la democracia, sino que lucha por el control y el sectarismo, al igual que los otros grupos yihadistas. En el fondo, la guerra civil siria es un conflicto satélite de otros, y esta tendencia se acentúa con el paso del tiempo.

Desde Afganistán a Libia, una guerra entre sunitas y chiitas se lleva a cabo en su forma más extrema en tierras árabes, a expensas del futuro de los diferentes pueblos. La guerra civil siria sirvió para aglutinar una serie de tensiones que por su posición geopolítica facilitó el derrame a los países vecinos, potenciado por la inacción de EE.UU. -para tomar medidas decisivas- o la intervención de Rusia a favor del gobierno sirio. 

Al-Assad está usando toda su fuerza, y el empleo de una política de tierra arrasada, es un signo de debilidad y no de fuerza. La oposición armada moderada, por su parte, está luchando en dos frentes: contra el gobierno y los yihadistas; pero los pueblos de la región no van a ser los únicos perdedores en este conflicto ya que EE.UU. y gran parte de los Estados occidentales comenzarán a padecer la pérdida de la lucha contra el terrorismo, al mismo tiempo que no se han ganado ni la amistad ni la confianza de las sociedades que en esta región se levantaron en contra de sus dictadores. 




miércoles, 23 de julio de 2014

La presencia de Kerry en El Cairo no dará la paz a Gaza





¿Mismas ideas para un resultado diferente?


Los combates estallaron entre el Ejército turco y los miembros del PYD y PKK, mientras que los segundos fueron presuntamente a intentar contrabandear unas 10 a 15 personas a través de la frontera turco-siria, según el Ejército turco. Pero las Fuerzas Populares de Defensa (YPG), una fuerza paramilitar kurda que protege las zonas kurdas del Norte de Siria, negó que algún combatiente hayan participado en los enfrentamientos; según la unidad militar turca estacionada en Ceylanpinar, le dio la advertencia y los miembros del grupo empezaron a disparar contra los militares, dando muerte a 3 militares turcos. 

Izzettin Küçük, gobernador de la provincia de Sanliurfa, dijo que la lucha estalló a última hora del lunes cerca de Ceylanpinar, en la fronteriza con Siria, luego que los presuntos contrabandistas ignoraron las advertencias para que se detuvieran y dispararon contra los soldados. El incidente fue calificado por Küçük como “un enfrentamiento con un grupo hostil con elementos armados."

Los Ministros de RREE de la UE acordaron ampliar las sanciones contra el gobierno sirio. Los cancilleres aprobaron la adición de 3 personas y 9 empresas a la lista de sanciones “debido a su participación en la violenta represión de la población civil o su apoyo al régimen"; los nuevos objetivos de la sanción se enfrentarán a una congelación de activos, la prohibición de entrar en la UE y las personas sancionadas se consideran responsables de la represión contra la población civil. 

Las nuevas sanciones incluyen al Cnel. Suhayl Hasan, comandante militar que para la UE ha sido "responsable de la violenta represión de la población civil" y al Director General del Centro de Investigación y Estudios Científicos de Siria, Amr Armanazi, por proporcionar apoyo al Ejército sirio - cree que el Centro investiga sobre armas químicas y tecnología de misiles- mientras que Hashim Anwar Al-Aqqad, empresario de petróleo y gas, es acusado de ayudar al régimen. Las 9 entidades incluyen a la empresa Océanos Petróleo Trading -con sede en Líbano- y la empresa Tri Oceans Trading -con sede en Egipto- a las que la UE acusó de "organizar envíos encubiertos de petróleo al régimen sirio." 

La decisión de nuevas sanciones lleva a 62 el número de empresas sirias o instituciones y a 192 el número de personas a las que la UE ha puesto en su lista negra. Sin embargo, las sanciones de la UE contra Siria se han enfrentado a un creciente número de presentaciones legales que fueron exitosas en los tribunales superiores del bloque. El fracaso de los Estados miembros de la UE para proporcionar pruebas confidenciales y respaldar los anuncios, han obligado al bloque a abandonar las restricciones a varias personas y entidades.

El gobierno sirio instó a Staffan de Mistura, el nuevo mediador de ONU de doble nacionalidad de Italia y Suecia, que sea "objetivo y honesto" en su búsqueda del fin a la guerra civil en el país, en lo que fue la primera reacción de Damasco sobre el nombramiento de Staffan de Mistura hace dos semanas. Citando una carta enviada a ONU, por el Ministerio de Relaciones Exteriores sirio, el canal oficial sirio dijo que "Esperamos que él tomará un enfoque objetivo y honesto basado en el Derecho Internacional (...) En especial el respeto de la soberanía nacional y la no injerencia en los asuntos internos."

La Coalición Nacional Siria (CNS) votó para disolver su gobierno interino. En un comunicado se señaló que "Los intentos de formar un gobierno en el exilio viable para la oposición de Siria se han paralizado, por las rivalidades entre sus partidarios y entre sus miembros, así como por su incapacidad para establecerse dentro de Siria (…) La CNS está designada como el cuerpo principal que representa la oposición en EE.UU. y otras grandes potencias, pero tiene poca influencia sobre los rebeldes que luchan para derrocar al presidente Bashar Al-Assad." 

La decisión de disolver el gobierno de la CNS llegó sólo 2 semanas después que el grupo eligió Hadi Al-Bahra como presidente luego que Ahmad Al-Jarba, presidente anterior, concluyó su periodo. Al-Bahra, al igual que su predecesor, tiene estrechos vínculos con Arabia Saudita y ésta última apoya ampliamente al movimiento opositor; Al-Bahra también sirvió como el jefe de los negociadores de la CNS durante las conversaciones de paz en Ginebra con el gobierno sirio.

La mayoría de los musulmanes moderados estarían de acuerdo con la evaluación que hay una guerra dentro del Islam. Los elementos del Estado Islámico de Iraq y Al-Sham (ISIS) están masacrando a los chiitas en su avance hacia Bagdad y la mayoría de los combatientes extranjeros son árabes con un cierto odio anti-chiita; esto no es nuevo ya que las guerras civiles musulmanas en Afganistán y Líbano, la invasión iraquí de Irán en 1980, y las campañas contra las poblaciones chiitas en Pakistán, Yemen, Líbano y Bahrein -por parte de extremistas sunitas- han sido fomentados por la recaudación de Arabia Saudita y otros no oficiales. 

Pero persuadir a Arabia Saudita para que cambie sus formas también tendría que cambiar los principios del wahabismo, algo que parece casi imposible. Una necesidad imperiosa para EE.UU. y Europa es poner su peso detrás de una política que, al menos, inste a un acercamiento entre Irán y Arabia Saudita. Ambos países deben detener sus guerras religiosas en el territorio de otras Estados; se necesitarán grandes dosis de diplomacia occidental porque ninguno de los actores internos ha mostrado ninguna capacidad de actuar como pacificador. 

Otro cambio que supondrá una ingeniería diplomática importante, es la curiosa declaración del Vicecanciller ruso, Mikhail Bogdanov, y enviado del Kremlin para Oriente Medio, quien dijo rebeldes de Siria pueden tener éxito en su campaña para derrocar al presidente Bashar Al-Assad y habló de esfuerzos para lograr la transición política pacífica, según la agencia de noticias Reuters. La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, dijo en una conferencia de prensa "La pregunta ahora es, ¿el gobierno ruso se unirá a aquellos de nosotros en la comunidad internacional que están trabajando con la oposición para tratar de tener una transición democrática sin problemas?" 

Nuland señaló que "Queremos felicitar al gobierno ruso porque finalmente despertó a la realidad y reconoce que los días del régimen están contados (…) Pueden retirar todo apoyo residual para el régimen de Assad, si se trata de material de apoyo o el apoyo financiero (…) Ellos también nos pueden ayudar a identificar a las personas que podrían estar dispuestos en el interior de Siria para trabajar en una estructura de transición."

El armado de los rebeldes, para que luchen contra el gobierno sirio, no es la respuesta. Hasta el momento, la ayuda militar externa a los rebeldes no ha inclinado la balanza en y teniendo en cuenta los recientes avances de las fuerzas del gobierno sirio, más rebeldes armados sólo servirás para aumentar los enfrentamientos y la inestabilidad en la región, así como el flujo de refugiados hacia los países vecinos. La respuesta puede estar en una solución negociada, que incluya al presidente Al-Assad, mediado con Rusia e Irán; es innegable que Siria ahora es un país dividido y que es necesario que esa solución reconozca las realidades políticas y geográficas sobre el terreno. Al-Assad no muestra signos de irse y un acuerdo con Damasco, protegería a segmentos de la población siria propensos a levantarse contra el orden estatal y permitiría a Al-Assad a re consolidar las zonas del país fuera de su control y revertir la desestabilización de la región. 




viernes, 18 de julio de 2014

La ofensiva por Aleppo


El Estado Islámico de Irak y Al-Sham (ISIS) se apoderó de un yacimiento de gas y mató al menos a 23 personas, en uno de los más sangrientos enfrentamientos entre el grupo yihadista y las fuerzas del presidente Bashar Al-Assad. El grupo lanzó un ataque contra el campo de gas de Shaar –al Este de Homs- jueves por la mañana, a pesar que la Fuerza Aérea de Siria ha aumentado sus ataques contra las posiciones mantenidas por ISIS en las últimas semanas. 

Abu Bilal, un activista vinculado con el Estado Islámico en la provincia de Homs, también informó que el ataque, y señaló que al menos 12 miembros del Estado Islámico y "decenas" de efectivos del gobierno fueron asesinados. El gobernador de Homs, Talal Barazi, también confirmó el ataque y dijo que "Hombres armados tomaron el control en la noche del miércoles del campo de gas, y hemos perdido el contacto con tres técnicos que se encontraban en el lugar (…) Los hombres armados se presentaron en la zona antes, pero ahora han ampliado su área de control con esta nueva operación (…) El Ejército está tratando de tomar de nuevo. Hay combates en la zona y ataques aéreos del gobierno."

Las operaciones militares oficiales en torno a Aleppo, se han incrementado en el transcurso de la semana. El Ejército sirio se está moviendo para cortar todas las rutas de abastecimiento de los rebeldes: las 3 rutas principales en la ciudad, que han sido utilizados para llevar comida y medicinas, están ahora bajo el control del gobierno y existe la posibilidad que el Ejército selle la ciudad, enfoque ya utilizado para doblegar a otros enclaves rebeldes. Los rebeldes se han comenzado a refugiar, desde el 8 de julio, en la parte oriental de la ciudad pero también se enfrentan a la creciente presión del Ejército sirio.

El Ejército se concentra en la captura de campamento de Handarat -al lado de la prisión central de Aleppo- ya que, si tiene éxito, pondría al gobierno en una posición a sitiar un estimado de 300.000 civiles que permanecen en la ciudad. La reconquista de Aleppo constituiría un cambio en el conflicto. Representaría un gran golpe en términos morales y de significación política ya que el gobierno, reafirmando el control efectivo de la ciudad, daría una gran señal de su capacidad para cambiar el rumbo y el progreso en los combates. Esto no representa una ganancia militar importante, sino política.

Los activistas de Al-Bab, que solían luchar bajo el paraguas del Ejército Sirio Libre (ELS) consideran que si Aleppo cae, Siria se dividirá en dos partes: una para Al-Assad y otra para el ISIS, y no habrá espacio para los activistas o el ELS. La creciente presencia de yihadistas en los últimos dos años ha cambiado dinámico el campo de batalla y los batallones del ELS, que ahora luchan para mantenerse a salvo de los bombardeos de Al-Assad y de los enfrentamientos del ISIS también. En el pasado, el ISIS intentó varias veces tomar los sectores de Aleppo bajo control de los grupos moderados, pero fracasó. Ahora es el turno del Ejército sirio de tomar la ciudad.

El Estado Islámico ha hecho un rápido movimiento en la frontera de Siria en las últimas semanas, sobre todo después que se apoderó del territorio que estaba en mano de otros grupos rebeldes rivales, al utilizar el armamento traído de Irak. En los grandes enfrentamientos anteriores, entre las fuerzas gubernamentales y el Estado Islámico, habían participado otros grupos rebeldes, pero ahora las escaramuzas en el área son exclusivamente entre ISIS y el Ejército sirio.

También se registraron enfrentamientos entre el Ejército y el ISIS en las afueras de un aeropuerto militar controlado por el gobierno en Deir Ezzor, uno de los últimos lugares estratégicos claves en la provincia fuera del control de ISIS. El ejército sirio respondió bombardeando las áreas alrededor del aeropuerto, instalación que suministra apoyo logístico a las fuerzas estatales en el Este del país. No hubo detalles de bajas.

El representante sirio ante ONU, Bashar Al-Jaafari, dijo que algunos países comenzaron a cambiar sus posturas y buscan la reapertura de los canales de comunicación y cooperación en seguridad con Damasco, mientras el número de terroristas cruzan las fronteras y la amenazan a todos los países, incluyendo los países en que los terroristas provienen. Al-Jaafari dijo que algunos países están tratando de utilizar los términos "combatientes extranjeros", "insurgentes", "rebeldes" o "yihadistas" para evitar admitir la verdadera naturaleza de esos terroristas, añadiendo que la ubicación geopolítica de Siria siempre ha enfrentado graves desafíos; además agregó que ONU ha pasado por alto muchos informes realizados por las cancillerías y Ministerios del Interior de Europa, Australia, EE.UU., Canadá, Túnez, Marruecos, Turquía y los Estados del Golfo sobre el fenómeno de los "combatientes extranjeros terroristas", y añadió que los terroristas han llegado a Siria después de ser entrenados y financiados por Turquía, Arabia Saudita, Qatar e Israel, bajo el patrocinio occidental directo. 

Alentado por las ganancias financieras y militares de su ofensiva de junio en Mosul, Iraq, el ISIS ahora tiene el control de franjas de territorio que antes estaban en poder del Jabhat Al-Nusra y otros grupos rebeldes. El retiro de los grupos rivales le facilitó acceder al control de las principales localidades de los rebeldes en la provincia de Deir Ezzor -incluyendo a Abu Kamal, ash-Shuhail y Al-Mayadeen- luego de la retirada que tuvo que ejecutar a finales de enero y principios de febrero. Tras la caída de Mosul, las nuevas armas entraron a Siria y le permitió el éxito en Anbar y el lanzamiento de las ofensivas sostenidas en la frontera, en lugares como Abu Kamel.La pregunta es cuanto tiempo podrá resistir el ISIS en Siria, aún con las armas y equipos tomados en Iraq.




miércoles, 16 de julio de 2014

Bashar, por 7 años más


Proclamando ganadores a los sirios de una "guerra sucia" librada por los extranjeros el presidente, Bashar Al-Assad, prestó juramento hoy marcando el inicio de su tercer mandato de 7 años. La emisión de televisión estatal siria dijo era una ceremonia en vivo y mostró a Al-Assad llegando al Palacio del Pueblo en la Montaña Qassioun, en Damasco, donde el presidente puso su mano sobre el Corán, comprometiéndose a respetar la Constitución del país, y dijo "Juro por el Dios Todopoderoso respetar la Constitución del país, las leyes y su sistema republicano y para velar por los intereses de las personas y sus libertades", para luego lanzarse a un discurso en el que elogió al pueblo sirio por las elecciones y señaló que "Ellos querían que fuera una revolución, pero ustedes fueron los verdaderos rebeldes (…) Ellos fallaron en el intento de lavarles el cerebro o romper sus voluntades."

En otro pasaje del discurso, Bashar Al-Assad dijo que los Estados occidentales y árabes que han apoyado el "terrorismo" pagarán un "alto precio" y que iba a combatir a los insurgentes hasta que la seguridad fuese restaurada en todo el país. 

Al-Assad atacó a sus enemigos occidentales y árabes, diciendo que la Primavera Árabe solo había traído nada más que caos y "Los que perdieron el rumbo ahora puede ver claramente las caras monstruosas se han dado a conocer, la máscara de la libertad y la revolución ha caído (…) Lo que estamos viendo hoy en Irak y el Líbano, y en todos los países afectados por esta enfermedad "Primavera Falsa" demuestra que nuestras advertencias estaban en lo cierto: Pronto veremos los países árabes, regionales y occidentales de pagar un alto precio por apoyar el terrorismo."

Bashar Al-Assad también agradeció a los aliados de Siria por su apoyo durante la guerra, entre ellos Rusia, Irán, China y Hezbollah en Líbano. "No nos olvidemos de los fieles, los hijos de la resistencia libanesa, esos héroes que estaban junto a nuestros héroes militares y dieron mártires por defender el eje de la resistencia", dijo Al-Assad en referencia a Hezbollah.

El presidente Al-Assad dijo que el día de hoy marca el comienzo de una nueva etapa, la principal característica distintiva será el consenso sobre la protección de la patria y su reconstrucción moral, psicológica y física, así como el consenso sobre la eliminación del terrorismo y llevar a todos los que desviado del camino correcto de nuevo a los brazos de la patria. Él dijo que la palabra "sawa" (en conjunto, que fue el lema de su campaña para las elecciones presidenciales) significa elevar el sentido de responsabilidad en cada individuo con el fin de avanzar hacia el futuro, y agregó que "esto significa que juntos vamos a reconstruir Siria y construir lo que fue destruido, y que vamos a seguir para atacar el terrorismo y llevar a cabo conciliaciones en todas las áreas".

El presidente sirio instó a los rebeldes a deponer las armas, haciendo hincapié en la determinación inquebrantable de su administración para luchar contra el "terrorismo" y destacó que "Desde los primeros días de la agresión, hemos decidido ir en dos vías paralelas: choque con el terrorismo, sin fluctuar, y embarcarse en la reconciliación nacional con aquellos deseosos de regresar del camino equivocado (…) El diálogo nacional es sobre el futuro de la patria y la forma del Estado en todos los ámbitos."

Pero incluso mientras se preparaba para un nuevo mandato, los rebeldes ofrecieron un contrapunto, disparando 5 proyectiles de mortero contra Damasco y matando a 4 personas; 2 de esos proyectiles, cayeron cerca de la céntrica plaza de los Omeyas. Por su parte, muchos combatientes islamistas desestimaron el discurso de Al-Assad, y en la calle se habla que el problema ya no es Bashar sino el califato.

El dato del día: Bashar fue acompañado a lo largo de la alfombra roja de entrada al palacio por su hermano, Maher Al-Assad, que ha adquirido una temible reputación como comandante de la Guardia Republicana del Ejército sirio y la 4ta división, la unidades de élite compuesta en gran parte de la minoritaria alawita de la familia. Rara vez Maher es visto en público.

Tiranos bajo ataque, como Al-Assad, normalmente no pueden ganar aliados internacionales con una ofensiva de seducción. En cambio, su mejor esperanza de obtener el apoyo exterior es confiar en que el viejo adagio: el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Como dijo Winston Churchill durante la SG II: "Si Hitler invadiera el infierno, me gustaría hacer al menos una referencia favorable al diablo en la Cámara de los Comunes." Los dictadores pueden jugar el “gambito del diablo”: ganar la simpatía internacional al radicalizar deliberadamente los opositores al régimen, por lo que estos adversarios se ven como el Hitler de los últimos días. Este enfoque es cínico y sangriento, y potencialmente eficaz. "Es obvio que la estrategia de Bashar Al-Assad es que nos presente con una selección de ISIS o él de modo que, finalmente, vamos a elegir él", señaló recientemente el senador John McCain (R).

¿Cómo funciona el gambito del diablo? El objetivo es hacer que la oposición parezca más amenazante que el régimen. Damasco tiene un historial de derechos humanos atroz, y una lista de aliados del Eje del Mal, edición 2014, que incluye a Irán y Hezbollah. El gambito del diablo requiere la transformación de la oposición en algo mucho más radical y peligroso. Si la resistencia no violenta es eficaz para derrocar a los tiranos, a continuación, los dictadores pueden incitar a los rebeldes en el uso de tácticas extremas como el terrorismo. Los autócratas quieren convertir a los Gandhis de hoy en los yihadistas del mañana. Aquí, los dictadores pueden beneficiarse de la naturaleza intrínsecamente viciosa de la guerra civil. Un ciclo de atrocidades y venganzas es como una fuerza centrífuga que empuja a todos los lados hasta el extremo. El centro no puede sostenerse, como el catalizador de la violencia endurece actitudes, margina a los moderados, y forja la oposición en una entidad más militante.

Hace un poco más de un año, Bashar Al-Assad, se tambaleaba en el poder por una insurgencia multifacética y frente a la perspectiva de una posible intervención árabe-occidental. Después de los incidentes con las armas químicas contra la población civil en agosto de 2013, donde el presidente Barack Obama trazó una “línea roja” que luego no cumplió, resultó evidente que el gobierno sirio iba a sobrevivir. El gambito del diablo funciona precisamente porque se presenta con visión realista: evitar un mal mayor por uno menor. Por ello, hoy Al-Assad es un aliado extra-oficial de EE.UU. y Occidente en la lucha contra los yihadistas del ISIS, pero a largo plazo siguen sin resolverse cuestiones tales como la fuente del problema que desató la revuelta y si es posible que Al-Assad siga en el poder pos ISIS.