miércoles, 19 de noviembre de 2014

Siria, los kurdos e Irán


La coalición internacional, liderada por EE.UU., sumadas a las operaciones contra el Estado Islámico de Iraq y Al-Sham (ISIS), comenzó con ataques adicionales focalizados contra el grupo Khorasan –una versión de Al-Qaeda en Siria con veteranos de Afganistán y Pakistán desprendidos de Jabhat Al-Nusra- lo que llevó a la especulación en los medios de comunicación sobre una posible tregua, alianza o incluso fusión entre el ISIS y Jabhat Al-Nusra. 

Pero las diferencias entre el ISIS y Jabhat Al-Nusra son demasiadas, como para ir más allá de la alianza puntual de Qalamoun -que refleja una situación excepcional- donde ninguno de los grupos puede controla ese territorio por sí solo y ambos están geográficamente aislados de sus grupos dentro de Siria, además verse superados por los elementos del Ejército sirio y Hezbollah. A nivel más general, aún se cree que Jabhat Al-Nusra es el culpable de la "deserción" ('inshiqāq) del ISIS, al negarse a ser subsumida en lo que entonces era el Estado Islámico de Irak para formar el Estado Islámico en Irak y Al-Sham (ISIS) en abril de 2013; las demandas de suma cero del ISIS solamente han solidificado con el Estado Islámico o Califato, proclamado el junio 29 y que exigiendo la lealtad de los musulmanes de todo el mundo.

Mientras las tensiones intra-yihadistas aumentan, las fuerzas del ISIS sufrieron un nuevo revés en Kobani. Los combatientes kurdos capturaron edificios con una importante cantidad de armas y municiones almacenadas pertenecientes al ISIS; las fuerzas kurdas parecen haber hecho otras ganancias en los últimos días de combates. La semana pasada bloquearon una carretera que el ISIS usaba para reabastecer a sus fuerzas, la primera victoria importante contra los yihadistas tras semanas de combates.

El My. Gral. Abdul Karim Khalaf señaló que los ataques de la coalición, incluso si llegan relativamente tarde, rendirán resultados positivos en Irak a diferencia de en Siria. Esto es principalmente debido a que los ataques aéreos en Iraq se lanzan al mismo tiempo que los ataques terrestres -por parte del Ejército iraquí, milicias y tribus- son lanzados en coordinación con la coalición. Según Khalaf, "No hay tal coordinación en Siria ya que no hay verdadero socio en el terreno que sea confiable para la coalición y con el que pueda coordinar (…) La falta de coordinación entre la coalición y las fuerzas sobre el terreno en Siria sería retrasar la eliminación de la ISIS en Siria y acelerarlo en Irak."

La cuestión de los combatientes extranjeros es de gran preocupación. La amenaza, derivada de la posibilidad que los combatientes yihadistas regresen a sus respectivos hogares en más de 80 países, también sugiere que hay desventajas significativas en tratar de manejar una amplia coalición de extremistas violentos internacionales. Estas vulnerabilidades se deben explotar para debilitar aún más el vínculo -ya delgado- entre el Estado Islámico y los grupos nacionales que operan en su interior: en Al-Raqqa, la capital del califato, un grupo de combatientes uzbekos se habían establecido en las casas de lujo en un lago en las afueras de la ciudad, a su vuelta de luchar por el ISIS en Irak se encontraron con que esas casas estaban ocupadas por chechenos y árabes, que terminaron combatiendo entre ellos. La idea de una colección internacional de luchadores individualmente motivados está lejos de la realidad del manejo de un grupo tan diverso.

El YPG kurdo-sirio o Unidades de Protección Popular –filial siria del PKK- son considerados como una organización terrorista por EE.UU., la UE y Turquía. Ellos controlan la ciudad siria de Ras Al-Ain y tienen la intención de mantenerla como el núcleo de un país independiente para los kurdos. El YPG en Ras al-Ain, al parecer, tiene 30.000 combatientes para la lucha contra los yihadistas; si esta fuerza hace honor a su retórica, la coalición occidental tendría que enfrentarse con la posibilidad que el YPG forme un Estado kurdo que incluiría las regiones kurdas en múltiples Estados. Una potencial patria kurda deberá ser considerada como uno de los precios para derrotar al ISIS si los kurdos hacen la diferencia fundamental en el terreno.

Irán es otro actor enemigo de Occidente y de algunos Estados árabes que tiene un papel importante en la lucha contra el ISIS. Irán tiene una reputación de Estado patrocinador del terrorismo, pero también es el principal patrocinador del presidente Bashar Al-Assad; la opinión de Irán es que Al-Assad no sólo protege sus propios intereses sino que es el mejor servidor de seguridad en contra de ISIS es compartida por Rusia, Irak y Líbano. Teherán puede influir en Damasco para una solución política –algo que Washington no puede hacer- y de hecho, las autoridades iraníes señalan en privado que Al-Assad puede ser tocado -bajo las condiciones adecuadas- pero para ello se deberá acordar el Plan Nuclear iraní en el seno de los P5. De lo contrario, Irán simplemente se moverá, y la guerra continuará.

The Atlantic destacó que el Gral. Qassem Soleimani, Jefe de la Fuerza Al-Quds del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica, es “el hombre más poderoso de Medio Oriente en materia de la seguridad”. Según la publicación, él ha estado detrás del fracaso de la ocupación estadounidense de Iraq, detrás de la derrota de Israel en la Guerra de Julio de 2006 contra el Líbano, tuvo un papel relevante en Siria e incluso en la reciente Guerra de Gaza. Lo más interesante es que Soleimani ayudó al Ejército iraquí -al borde del colapso- a convertirse en un nuevo ejército y fortaleció a las milicias populares iraquíes en un período no mayor a los 2 meses. Mientras tanto, el Ejército Libre de Siria (ELS) abandonó Aleppo con unos 14.000 combatientes y sus dirigentes huyeron a Turquía. EE.UU. sostiene que el ELS puede derrotar al ISIS y a Al-Assad.




1 comentario:

Sergio elizondo garofalo dijo...

Varias cosas.
¿Por que el general Soleimani pudo en dos meses levantar al ejercito iraqui para que pelease decentemente contra el ISIS y los gringos, que tuvieron años preparando al mismo cuerpo armado no?. O es incapacidad o un ejercicio deliberado para los planes gringos.
Una nacion kurda en Kobani como centro no sería viable. En primer lugar, los turcos no lo permitiran, los sirios menos y menos Iran. Creo que si las YPG tienen la estupidez de hacerlo afectaría al pueblo kurdo. Amen de ello, las pugnas entre Ocalan y Barzani harian inviable el pais.
Los 14000 miembros del ELS que se retiran de Siria y la salida a un exilio dorado en Turquia de su jefe rebelan que para el ELS la guerra es proxima a terminar. Aleppo está casi cercada por el ejercito sirio y sera cuestion de tiempo de una batalla casa por casa en la ciudad, siendo los del ISIS los que tendran el peso de la lucha con el agravante que tendran al ejercito encima y a la poblacion alepina cansada de sus desmanes. Sera una batalla sangrienta y no creo que pase como en Homs con una tregua y conciliacion. Los del ISIS van decididos a morir para ver las 72 virgenes en el paraiso.
Finalmente, en la Douma las cosas casi estan listas. El EAS esta listo o casi para el asalto final a Allosh y ahi tambien sera una carniceria.