miércoles, 12 de noviembre de 2014

Nueva York y Aleppo: la falta de realismo entre ONU y Siria


El enviado de ONU, Staffan de Mistura, dijo a periodistas que en los últimos tres días había sostenido "muchas reuniones útiles y constructivas" con los funcionarios del Gobierno sirio, incluidos el ministro de Relaciones Exteriores, Viceministro de Relaciones Exteriores y el presidente Bashar Al -Assad, sobre el plan de acción de ONU basado en la "congelación" de las hostilidades por zonas. De Mistura señaló que el "El plan de acción tiene algunos pocos puntos que son claramente básicos (…) Uno de ellos es la necesidad de centrarse en la amenaza real del terrorismo según lo definido por las resoluciones del Consejo de Seguridad. En segundo lugar es para reducir la violencia (...) Y tres, a través de la reducción de la violencia, tratar de llegar al mayor número posible de personas dentro y fuera de Siria que han estado sufriendo debido a este conflicto en curso, y por eso, espero facilitar y usar eso como un bloque de construcción en la dirección de una solución política".

La propuesta de ONU para detener los combates en Siria es una propuesta modesta: persuadir a los rebeldes y fuerzas estatales en Aleppo a un cese al fuego y abrir corredores humanitarios, para aplicar gradualmente la "congelación localizada” como en otras partes el país. Si las cosas van según el plan, tales medidas en última instancia formarían la base de una solución política a largo plazo para la guerra civil en Siria. El plan de la ONU, de congelar el status quo en Aleppo -que actualmente favorece al gobierno- y frenar las pérdidas de los rebeldes, lleva a la siguiente pregunta: En ausencia de cualquier amenaza militar externa o alguna razón para temer un cambio en el actual status quo, ¿Por qué el gobierno se pondría de acuerdo para permitir que los rebeldes mantengan el control de sus territorios, cuando se presagia la derrota rebelde en Aleppo?

De Mistura propuso por primera vez la idea de treguas locales en la sede de ONU en Nueva York, el mes pasado. Se argumentó que la congelación de los combates en algunas zonas asoladas por la guerra podría ayudar a los trabajadores humanitarios que le proporcionan ayuda a los residentes y además la tregua también podría servir como un trampolín para un acuerdo político más amplio. Los sectores que apoyan este nuevo enfoque parecen ser impulsado por dos nuevos factores en la ecuación Siria: la rápida propagación del Estado Islámico y la intervención liderada por EE.UU. para contrarrestarlo. Mientras que el gobierno sirio parece estar ganando contra los rebeldes moderados, ha sufrido reveses significativos contra los grupos extremistas, incluyendo en bases militares y campos de petróleo. Al mismo tiempo, la negativa de Turquía a involucrarse directamente en el conflicto sirio, parece estar suavizándose.

El frente sur siempre ha sido una de las amenazas más graves para Damasco, y es importante para un gobierno que busca firmemente restablecer y asegurar el control estatal. Sin Damasco, el gobierno se reduciría a poco más que un simple grupo dentro de la guerra civil y es por esto que tiene más influencia en las negociaciones que cualquiera de los otros. Si se amenaza desde el frente sur, se puede –eventualmente- presionar a Bashar Al-Assad para forzar una salida política. Pero en el frente norte, el cálculo es diametralmente opuesto debido a que el ISIS tiene el control de vastas zonas del Norte y Noreste del país. EE.UU. carece de aliados fiables en tierra y es por ello que podría ver al gobierno sirio como la única fuerza capaz de contener los avances en el Norte. A tal efecto, los rebeldes y el gobierno sirio pelean ferozmente por un enclave de Aleppo –Handarat-; la caída de Aleppo precipitaría el colapso en las filas rebeldes y anunciaría su final como un actor del conflicto civil. Además, si el ISIS consolida sus bastiones del Este de Aleppo -en Manbij y Al-Bab- el frente Norte supondrá un dolor de cabeza para Al-Assad, pero más para EE.UU.

La campaña aérea de la coalición, liderada por EE.UU., comenzó el 23 de septiembre. El Pentágono y sus aliados han llevado a cabo unos 740 ataques aéreos en Siria e Irak, desde principios de agosto, incluyendo al menos uno cerca de la ciudad iraquí de Mosul -el viernes pasado- contra un convoy de líderes ISIS; el presidente Obama anunció el viernes que al menos 1.500 soldados estadounidenses más –de los 475 ya desplegados en setiembre- serán enviados a Irak en los próximos meses para entrenar y asesorar a los militares iraquíes en la lucha contra el ISIS. El Observatorio para los DDHH de Siria con sede en Gran Bretaña, dijo que la gran mayoría de los muertos en los ataques aéreos -746 personas- eran militantes ISIS, mientras que otros 68 eran miembros de Jabhat Al-Nusra, mientras que al menos 50 civiles -entre ellos 8 niños y 5 mujeres- también habían muerto en los ataques. 

Las operaciones aéreas no cambian la realidad sobre el terreno, solo retrasan o entorpecen los movimientos yihadistas, pero no son parte de la solución para su erradicación. De hecho, el grupo Khorasan -que fue blanco de 2 ataques aéreos- está supuestamente tratando de negociar una fusión entre Estado Islámico y Jabhat Al-Nusra; ambos grupos ahora son rivales, pero ante nuevos ataques aéreos estadounidenses, tal vez la mejor manera de sobrevivir sea uniendo fuerzas.

La desconfianza entre las diferentes fuerzas, es sólo uno de los obstáculos a los cuales de Mistura se enfrenta. La viabilidad de un alto el fuego localizado no radica en la retórica, sino en el equilibrio de poder en el campo de batalla y este plan favorece al gobierno que impulsa una ofensiva colocando a gran parte de las facciones rebeldes a la defensiva. Por otra parte, los rebeldes seculares e islámicos moderados no son una unidad –algunos son enemigos entre sí- por lo que no se pueden sentar todas las partes rebeldes a la mesa de negociaciones para acordar las pautas del cese al fuego; a lo antes mencionado se le debe sumar que las potencias aliadas de los grupos rebeldes han mostrado su escepticismo sobre el plan de de Mistura. 

Si no se modifican sustancialmente las condiciones en el terreno, con un claro empate, el alto al fuego estará condenado al fracaso.



5 comentarios:

Sergio elizondo garofalo dijo...

El enviado de la ONU De Mistura tiene el mismo defecto de sus antecesores: No sabe nada de la realidad de Siria y de la guerra que alli se da. Esa ignorancia le resta autoridad moral para buscar soluciones. Es mas de lo mismo conn la consabida perdida de tiempo para todos.
Las soluciones negociadas son una practica habitual del gobierno sirio que la ha usado en Homs, y en algunas regiones de Damasco Campo con relativo exito. Pero son para los sirios nada mas y los extranjeros solo les queda morir. En Aleppo, la situacion de los rebeldes es harto dificil por lo que una solucion negociada no es posible maxime que el ISIS necesita de Aleppo para su expansion por lo que unicamente cabe la derrota de los rebeldes alli. No hay otra salida.
El Frente Sur mas bien no avanza para los rebeldes. Si bien estos controlan Quneitra, y algunas aldeas de Derah, lo hacen bajo el paraguas del ejercito de Israel pero de avanzar por alli no es posible. ¿La razon?. Las mejores fuerzas del ejercito sirio están en dicha region y esa zona es responsabilidad de la Guardia Republicana y de la IV Division Acorazada a manos de Maher Al Assad, hermano de Bashard, por lo que un avance hacia Damasco es poco menos que ilusorio.
El Frente Norte presenta una situacion interesante. Morek cayo, Homs ha sido tranquilizado, Aleppo está casi cercado lo que eventualmente seria una batalla decisiva alli. En Deir Ez Ezzor, los del ISIS no han avanzado y su ataque contra el Aeropuerto fue inutil. Pareciera que la voladura del puente sobre el Eufrates surtio efecto en la moral del ISIS y quedaron atrapados alli. El EAS avanza en esa zona.
En el centro de Siria, la Fuerza Tigre está avanzando y es posible que la envien al Frente Sur para terminar con los Nusra.
Solo falta algo: La muerte del califa Ibrahim al Bagdadhi segun noticias sera o no catastrofica para el ISIS pero eso seria motivo para un posterior analisis.

roberto dijo...

Buenos dias, me alegro saber de ustedes. El enviado especial de la ONU a Siria, Steffan de Mitsura, afirmó que hay que dedicar todos los esfuerzos para una solución política a la crisis siria. Pero en efecto, no puede haber paz en Siria, el problema no son los sirios ni los supuestos rebeldes “moderados”. El denominado "Ejercito Sirio Libre" ya dejo de existir, inclusive su mando político se halla en retirada y los que se obstinan no son más que asalariados de Occidente y de los petrodólares Saudíes y quataríes.

El problema es la invasión terrorista internacional, orquestada por los arriba mencionados, no es una guerra civil siria, como siguen pretendiendo mentirnos a través de la prensa comercial, existieron revueltas, protestas, ataques de sectores sirios contra el gobierno, si, los hubieron, al comienzo de la crisis, pero hoy por hoy, lo que los medios de divulgación masiva silencian, es que casi a diario se produce la entrega de armas y sometimiento a las autoridades por parte de ciudadanos sirios agrupados en organizaciones armadas antigubernamentales, los Comités de Reconciliación son efectivos, luego de un proceso relámpago, establecido en un estatus jurídico especial, se les otorga amnistía y los sublevados se comprometen a no realizar actividades que puedan afectar la seguridad del país, miles de sirios se han acogido a este programa y viven en total libertad dentro de su país o se integran a la defensa nacional (por tanto es falsa las afirmaciones de sistemáticos atentados a los derechos humanos de los opositores sirios, recuerdan el falso bulo de “los miles y miles de ciudadanos sirios torturados y muertos” que fueron “fotografiados” por un desertor? y cuyo falso informe elaborado a petición de Qatar fue a la ONU? . Por falso eso ya ni se comenta.

No puede haber paz en Siria, el Gobierno de Siria no luchan contra su pueblo, sino contra organizaciones internacionales de mercenarios financiados por los mal llamados “amigos de Siria”, por las billeteras wahabies-takfires de los reinos árabes, por las “viudas” lloronas turcas (léase el Sultán Erdogan y su Corte, o será este personaje también Califa como su socio Al Bagdadhi?) que derraman lagrimas porque no les dejan a sus ahijados yihadistas del EI exterminar a los kurdos) y los mayores beneficiarios de la guerra, Israel.

Siria no necesita intermediarios internacionales, mucho menos de la ONU para traer la paz a su país, lo único que se acepta de buena gana es la ayuda humanitaria internacional a través de la ONU, lo que Siria necesita de la ONU y es que por su intermedio pare el flujo de terroristas y mercenarios que llegan por miles desde Turquía a combatir en Siria.

roberto dijo...

Continuando:
Un informe del Consejo de Seguridad de la ONU señala que “15 000 personas viajaron a Siria e Irak para luchar junto al Emirato Islámico y otros grupos extremistas similares. Esas personas vienen de más 80 países”. Falso.
En esta guerra sucia, nunca antes vista en la historia moderna, una invasión no de un ejercito convencional, sino de bandas de mercenarios y terroristas extranjeros asalariados, provenientes de todo el mundo musulmán concurren a Siria, según las monarquías del Golfo, no es mas que “una migración espontánea”.
Parece que esos informes que divulga la ONU son redactados por Peter Neumann, director del “Centro Internacional de Estudios sobre la Radicalización del King’s Collage” de Londres y que recibe financiación al “Centro Interdisciplinario de Herzliya” (en Israel), además este señor trabaja como experto para la “Open Society” de George Soros (les dice algo estos detalles?)
Estos informes NUNCA toman en cuentan las cifras presentadas por Siria e Irak, respecto al flujo de combatientes extranjeros en esos países. Estamos ante otro engaño internacional, ya me he cansado de decir quienes son, se barajan cifras de combatientes “espontaneos que se unen a la revuelta contra el tirano sirio” como que vienen de especialistas de la ONU, la única verdad es que son cifras entregadas por contratistas de Estados Unidos e Israel.
Esas cifras de combatientes extranjeros son alrededor de 15 veces inferiores a las cifras presentadas por el Ejército Árabe Sirio. Para muestra un ejemplo que tomo del mismo señor Neumann, según afirma, el Emirato Islámico atacó Irak, conquistó un territorio más grande que Jordania y ha estado administrándolo con solo 800 hombres, afirma que desde allí ha reforzado grandemente sus tropas, eso bordea el ridículo más grande, es que no habéis dado cuenta? Según Neumann el EI con menos de 5000 hombres a puesto de rodillas a Irak y a humillado a la coalición internacional (estadounidense) que se ve incapaz de combatirlo.
El Ejército Árabe Sirio, en junio de este año estimaba en 250 000 la cantidad de yihadistas extranjeros que han viajado a Siria desde hace 2 años (si doscientos cincuenta mil combatientes), cifra sumamente probable dado la intensidad de la lucha. Una vez más, como ejemplo cito a Neumann, en el 2012 llegaron a Siria dos grupos de hombres desde Libia. El primer contingente era el “GICL” (Grupo Islámico Combatiente en Libia, representante de al-Qaeda en Libia), con al menos 3 000 hombres, para Neumann solo eran 556 hombres en 3 años. El otro grupo, se integraba por 1 500 afganos, según el profesor Neumann solo eran 23 afganos en 3 años.
Una curiosidad más, El Ejército Árabe Sirio incinera los cuerpos de los yihadistas que mueren en combate, exceptuando los cadáveres de los individuos cuyos países de origen han firmado con Siria acuerdos de repatriación. En ese sentido, Damasco y la Fundación “Emir Abdelkader” organizaron discretamente la devolución de más de 1 000 cadáveres de yihadistas argelinos, pero el profesor Neumann solo afirma que son 250 argelinos muertos en Siria.
Cuál es el propósito de este engaño? Lo que leemos en la prensa, versión OTAN, Monarquías del Golfo, Israel: “Siria vive una revolución interna respaldada por algunos yihadistas extranjeros”. La República Árabe Siria denuncia una agresión externa en la que participan algunos sirios y sobre todo los yihadistas extranjeros que llegan masivamente del exterior, yo soy menos diplomático, no es una agresión externa, es una invasión de mercenarios y terroristas extranjeros, en una guerra nunca vista en la historia.

Sergio elizondo garofalo dijo...

Roberto. Me congratulo que hayas vuelto y saques de tu tiempo para comentar. Un placer tenerlo con nosotros!. Sus bien atinados comentarios son excelentes y ponderados. Mejor no pudo ser. Dijo usted verdades como puños que lastima que no sean oidos en Occidente. Lo ilogico de la situacion en Siria es lo que usted dice y lleva toda la razon en el sentido que en Siria no hay una guerra civil sino una agresion barbara de mercenarios contra un pais, asi de sencillo. La desinformacion que hace la prensa occidental es alamante y contraria a toda etica periodistica, lo que nos lleva a pensar que hay un contubernio entre Israel, USA, y las corruptas monarquias arabes para acabar con los regimenes arabes que no se sometan al sionismo. Siria es uno de ellos y la estan sometiendo a una agresion contraria a las leyes internacionales. Pregunto: Para que sirve la Corte Penal Internacional y las organizaciones de Derechos Humanos ante esta descarada violacion al Derecho Internacional?. De la ONU ni hablar....

Sergio elizondo garofalo dijo...

Señor Bazan. Favor leer los comentarios de Roberto y fijar su posicion. Por la erudicion de él y lo bien ponderados que soy merece un analisis de su parte. Saludos.