martes, 15 de abril de 2014

El caso de los crímenes de guerra en Siria



La jefa de ACNUDH, Navi Pillay, condenó el uso desenfrenado y la rutina de la tortura por las autoridades sirias en un artículo difundido por su oficina, que también registra la tortura por parte de algunos grupos armados de oposición y graves denuncias de tortura y maltrato de los niños. "Al llegar a un centro de detención, los detenidos son golpeados y humillados por varias horas por los guardias en lo que ha llegado a ser conocido como la "fiesta de recepción“, dice el informe basado en 38 entrevistas realizadas por los investigadores de ONU, sobre el últimos ocho meses con los individuos liberados de centros de detención en Siria.

"Hombres, mujeres y niños han sido secuestrados de forma rutinaria de la calle, sus hogares y lugares de trabajo o detenidas en puestos de control del gobierno (…) Muchos son activistas -a menudo los estudiantes-, así como abogados, personal médico y trabajadores humanitarios, y algunos sólo pasaron por el lugar equivocado en el momento equivocado (…) En los conflictos armados, la tortura constituye un crimen de guerra. Cuando se utiliza de manera sistemática o generalizada, que es casi seguro el caso de Siria, también constituye un crimen contra la humanidad (…) Insto al gobierno y los grupos armados de oposición en Siria a detener inmediatamente el uso de la tortura y los malos tratos, y que liberen a todos los que han sido detenidos arbitrariamente en condiciones que violan claramente las normas internacionales de DDHH. Los detenidos deben ser tratados con humanidad", dijo Pillay. 

Hoy el Consejo de Seguridad se reunió en privado, a pedido de Francia, para ver las diapositivas proyectadas de los muertos que ofrecen un testimonio de la barbarie de una guerra civil siria. Unas 10 fotos fueron puestas al público en enero "Informe de César", que son parte de una colección de 55.000 imágenes digitales de sirios que fueron torturados y asesinados; Francia dice que la mayoría de ellos fueron recogidos por un sirio fotógrafo de la policía militar "César", que las contrabandeó cuando desertó.

"César" era un fotógrafo del ejército sirio y cuando comenzó la guerra civil, él y sus colegas fueron reasignados para fotografiar los cuerpos torturados de los rebeldes y disidentes, que acreditasen que habían sido liquidados en prisión. A las víctimas se les asignó un número código, a los familiares se les decía que las víctimas habían muerto a causa de "un ataque al corazón o problemas respiratorios" y ese número era reasignado a un hospital mientras que los cuerpos eran enterrados antes que los parientes pudiesen verlos. Los autores del informe encontraron "César" era creíble cuando lo interrogaron en enero, y escribieron que su equipo tuvo que fotografiar hasta 50 cuerpos por día; la colección de 55.000 imágenes supone que cada cuerpo fue fotografiado 4 a 5 veces por lo que los autores estiman que alrededor de 11.000 víctimas son representados.

El equipo forense examinó cerca de 5.500 de las imágenes y encontró que casi todos eran hombres de 20 a 40 años de edad -sólo una mujer fue fotografiada y estaba vestida- y no había niños. El equipo forense encontró que en una muestra representativa de las imágenes estudiadas: el 62 % mostró inanición, el 19% mostró lesiones en el cuello y el 16 % mostró evidencia de marcas de ligaduras en el cuello. Basado en el patrón sistemático de las lesiones, según el informe "hay pruebas claras, capaces de ser creíbles en un tribunal, de tortura sistemática y asesinato de las personas detenidas por los agentes del gobierno sirio que constituyen crímenes contra la humanidad". Dos de los autores del "Informe de César" que informarán al Consejo de Seguridad son David M. Crane -primer Fiscal Jefe del Tribunal Especial para Sierra Leona- y el Dr. Stuart J. Hamilton -patólogo forense de Gran Bretaña- y el tercer autor es Sir Geoffrey Nice -Fiscal Principal Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia-. 

El presidente sirio, Bashar Al-Assad, señaló en un discurso en la Universidad de Damasco que se ha llegado a un "punto de inflexión" en los tres años de guerra civil. Agregó que su ejército estaba ganando lo que llamó "la guerra contra el terror", mientras se espera que el presidente Al-Assad anuncie que se presentará a un tercer mandato en las elecciones de este año. Pero no todo parece tan fácil en futuro. 

El primer indicio que deja el informe es su calidad y meticulosidad y que el mismo está orientado para convertirlo en un caso ante la Corte Penal Internacional en el futuro. Aunque es poco probable que esto suceda en el corto plazo, ya que Siria no reconoció su competencia ante la Corte Penal Internacional, y la única instancia posible es que el caso sea remitido por el Consejo de Seguridad; parte del proceso para la remisión es la documentación de la evidencia de los crímenes de guerra en Siria ha comenzado desde ONU, por lo que será difícil para los aliados del Presidente Al-Assad bloquear una Resolución en el Consejo si el caso está debidamente fundamentado y probado.

Hasta el momento, 9 de los actuales miembros del Consejo de Seguridad han expresado públicamente su apoyo para referir a Siria a la Corte Penal Internacional: Francia, Reino Unido, Luxemburgo, Argentina, Australia, Corea del Sur, Chile, Lituania y Nigeria; EE.UU. y China han mantenido silencio sobre la participación de la Corte y el 15 de enero de 2013, Rusia describió el esfuerzo de buscar una remisión a la Corte como "inoportuno y contraproducente". Los últimos 3 Estados tienen, como miembros permanentes del Consejo de Seguridad, tiene el poder de vetar resoluciones.

El dato del día: documentos internos obtenidos por el periódico canadiense, Ottawa Citizen, muestran que el Ministerio de Defensa canadiense presentó por lo menos 5 escenarios en los que podría involucrarse en la guerra civil siria, así como de las Fuerzas Canadienses posibles misiones para cada situación. Los escenarios incluyen varios supuestos tales como el gobierno sirio continúe "desafiante", así como los resultados "más probables" y "el peor caso" como grupos extremistas apoderándose de armas avanzadas o químicas o que el conflicto se derrame más allá de las fronteras de Siria. Al menos, una posible intervención militar canadiense "supone que un grupo armado de oposición legítima ha sido reconocido" por Canadá, aunque los detalles sobre el resto de este escenario no se conocen.




5 comentarios:

Sergio elizondo garofalo dijo...

Señor Bazan. "Cesar" o como se llame es un farsante que hizo fotomontajes para justificar la propaganda anti siria. Thierry Meysan en su sitio red voltaire lo desenmascaro y nadie le hace caso. Favor informese un poco mas y vera que dicho "Cesar" no es mas que una marioneta de Qatar

Fernando Bazán dijo...

Si Cesar (nombre codigo del funcionario sirio) es o no es una marioneta de Qatar, no me corresponde a mí decidirlo.
De hecho, el informe fue presentado ante el Consejo de Seguridad de ONU y ninguno de los miembros permanentes del Consejo señaló lo que el Sr Meysan denunció en su web site.
Le puedo asegurar que estoy informado. Y hay cosas que no las publico porque son relatos, verídicos, pero que no puedo probar por causas que no vienen al caso.
Si ante cada hecho que analizo, contrario al gobierno sirio, será motivo de un agravio o desmerecimiento de su parte, lo invito cortesmente a que no lea más este blog o -mejor aún- inaugure el suyo propio donde podrá colgar toda la información que desde su punto de vista es correcta.
Permitame humildemente recordarle que en esta confrontación no hay inocentes, solo menos culpables.
Y en el medio el sufrimiento del pueblo sirio.

roberto dijo...

Primero quiero felicitar a este blog por ser una magnifica fuente que recopila las noticias diarias del conflicto sirio. Respecto al tema actual:

Es una firma de abogados privados de Londres “Carter-Ruck” quienes el 20 de enero de este año presentan un informe acusatorio contra el gobierno sirio por crímenes de guerra y contra la humanidad, antes del inicio de Ginebra 2. Este informe, si podemos calificarlo de tal, se hizo a petición del gobierno de Qatar, esta misma firma de abogados reconoció haber elaborado el informe por encargo de ese emirato.
Para la supuesta investigación los abogados contrataron 3 ex fiscales internacionales –el Muy Honorable Sir Desmond Lorenz de Sila, el profesor Sir Geoffrey Nice y el profesor David M. Crane– para que examinaran el testimonio de «Cesar» y las pruebas presentadas por este personaje. “Sir Geoffrey Nice realizó la hazaña de investigar y acusar durante 2 años al ex dirigente serbio Slobodan Milosevic sin aportar nunca la menor prueba sobre los supuestos crímenes contra la humanidad que le imputaba”. “David M. Crane es un ex responsable de la CIA y de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa estadounidense (DIA, según sus siglas en inglés) y desde el inicio de la guerra contra Siria dirige un programa tendiente a acusar al presidente sirio Bachar al-Assad ante una corte especial internacional”, confirman varias fuentes, incluso americanas.
El supuesto informante “Cesar”, cuya existencia no ha podido ser verificada por el Consejo de Seguridad de la ONU, salvo por el informe de los abogados británicos, aparece como un oficial de la policía militar siria dedicado a fotografiar las víctimas del régimen, según los abogados, a finales de 2013, “Cesar” desertó y entregó a la firma 55 000 fotografías de 11 000 cadáveres, si hemos de creer a los abogados, de las decenas de miles de fotografías y de cadáveres, lastimosamente ni el Consejo de Seguridad de la ONU las ha visto.
La firma Carter-Ruck, sin poder verificar el origen de las fotos, de alrededor de diez (10) que realmente recibió, concluye que el gobierno de Siria tortura a su gente. Ni “Cesar” ni los abogados ni el Consejo de Seguridad tienen una hipótesis del por qué el gobierno sirio ha estado dedicando a tomar fotografías y transportar por millares los cuerpos de sus victimas, salvo, claro es, que sea el lógico procedimiento forense del levantamiento de cuerpos. De eso el mismo gobierno sirio dedica en su prensa, en videos y por otros medios la difusión de imágenes de cantidades de insurgentes que elimina en combate cada día. Es más, ni siquiera el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, organismo opositor al régimen sirio, que lleva las estadísticas de bajas en la guerra, afirma que esto sea verdad, Las Fuerzas Armadas sirias no han podido determinar el número exacto de yihadistas eliminados en combate, porque es imposible. Es físicamente inverosímil que “Cesar”, ahora dicen que con su equipo, al principio dijeron que el solo, haya podido fotografiar 11 000 cadáveres .

webmaster1507 dijo...

Roberto muy bueno su aporte, se nota su amplio conocimiento sobre el tema.
Saludos.

Sergio elizondo garofalo dijo...

Al señor Bazan. Le sugiero que lea detenidamente el articulo que el forista Roberto ha puesto aqui. Lealo detenidamente y no escriba con el higado. Usted puede poner en el sitio suyo la información que crea conveniente y no se la objeto pero por favor sea inquisitivo, veraz y vera que no todo lo que se dice contra el gobierno sirio es verdad. El caso de Cesar es patetico y en ningun tribunal serio se le aceptaria la prueba dado que es un cumulo de mentiras que no son de recibo. Si quiere mas investigue los "hechos" que permitieron juzgar a Milosevic y a Cesescu y verá que son calcaditos a los que utiliza Cesar y estos abogados ingleses que el forista Roberto señala magistralmente. Una farsa total. A mi, señor Bazan no me importa que usted escriba o ponga hechos en contra del gobierno siria y no me agravia siempre y cuando sean VERACES, fundamentados y ciertos, con una investigacion previa que demuestre la verdad de los hechos. Con estas ultimas herramientas su sitio será mas creible, agil y bueno de leer. Es una critica constructiva para el mejoramiento de este sitio y las criticas constructivas, señor Bazan, son excelentes para seguir avanzando. Saludos.