viernes, 11 de abril de 2014

Malos contra malos


El grupo Jabhat Al-Nusra, afiliado a Al-Qaeda, y sus aliados rechazaron un asalto de sus rivales yihadistas del Estado Islámico de Irak y de la Gran Siria (ISIS) en la ciudad de Albu Kamal –sobre la frontera iraquí- en una lucha que dejó un saldo de 86 muertos; 68 de los muertos eran combatientes de Al-Nusra, que recuperó el control del poblado después que los refuerzos llegaron a la zona y el ISIS se retiró al pozo petrolero T2, a 60 kilómetros al Suroeste de la ciudad. Las tropas sirias controlan sólo un paso oficial en la frontera iraquí – el paso de Al-Tanaf -Al-Walid- en la carretera principal a Bagdad, mientras que un tercer cruce, Yarabiyah-Rabia en el Noreste, está en manos de la milicia kurda.

Los rebeldes del ISIS y los de Jabhat Al-Nusra, han estado luchando entre sí en la provincia de Deir Ez Zor por semanas, sobre el territorio que capturaron juntos anteriormente las fuerzas gubernamentales, y las disputan incluyen a los campos petrolíferos. Pero las fuerzas rebeldes islámicas sufren más bajas por los conflictos internos que por combates contra las fuerzas estatales.

El mayor problema que los rebeldes tienen es la desunión. Hay una guerra civil entre los rebeldes iraquíes del ISIS y los otros rebeldes (tanto seculares como islámicos). Mientras los rebeldes anuncian que han derrotado al ISIS en el Norte de Siria, han perdido terreno en el Este porque el ISIS es fuerte en el Oeste de Irak (provincia de Anbar) y se debe a que esta zona históricamente ha sido un bastión de las tribus sunitas conservadoras que viven en ambos lados de la frontera. El ISIS está en guerra en Siria e Irak, y sus fuerzas a ambos lados de la frontera están cooperando para expulsar a las fuerzas gubernamentales del área; pero del lado iraquí hay más de 50.000 soldados y policías en Anbar y mucha de esta lucha es en los alrededores de Faluya se debe a la resistencia del ISIS. En el Este de Siria, el ISIS controla Raqqa, la ciudad más grande en El este y la única capital de provincia en poder rebelde.

Esta no es la primera vez que los árabes sunitas han trabajado con sus contrapartes iraquíes. Durante la campaña terrorista islámico en Irak 2004-7, más del 10% de los combatientes extranjeros en Iraq eran sirios (mientras que alrededor de la mitad eran sauditas). Estos voluntarios extranjeros llegaban por al menos 10% de los terroristas islámicos en Irak -durante este período- y muchos huyeron a Siria después que sus pares iraquíes se volvieron en su contra en 2007. Algunos han regresado, pero los terroristas sunitas iraquíes y sirios han aprendido a trabajar juntos, y Al-Qaeda ve a la guerra civil entre ISIS y el resto de los rebeldes como un desastre para la causa islámica, pero ha sido incapaz de conseguir que el ISIS coopere a pesar de sus amenazas y ofertas para negociar.

Abu Khalil Al-Madani, un alto miembro del Consejo de la Shura de Al-Qaeda, lanzó un audio donde exhortaba a abordar las luchas internas entre los grupos yihadistas en Siria. Al-Madani señala que las facciones están "obligadas a formar un Alto Comité de la Sharia, en el campo de la yihad, y este Comité será liderado por un grupo de los más sabios, que son los más conscientes y mejor entienden la realidad y condición de los muyahidines”. La sugerencia de Al-Madani es similar a otras propuestas anteriores: en un mensaje publicado el 23 de enero, el líder de Al-Qaeda Ayman al Zawahiri, sostuvo que los grupos yihadistas debían "establecer un Comité de Arbitraje de la Sharia, capaz de gobernar entre las diferentes facciones”; una propuesta parecida fue elaborada por el Dr. Abdallah Muhammad al Muhaysini, un popular clérigo saudita, que se ha trasladó a Siria y lanzó su propia iniciativa de reconciliación que incluía el mismo tipo de Comité.

¿Está ganando Al Qaeda? Fue el provocador título de una audiencia en la Cámara de Representantes de EE.UU. de esta semana para profundizar en la situación del grupo terrorista. El Representante Ted Poe (R) dejó en claro sus puntos de vista sobre el asunto desde el principio en su discurso de apertura donde señaló que "Al-Qaeda no está en el borde de la derrota (…) Al-Qaeda no se ha reducido a unos pocos hombres viejos se esconden en algún lugar de Pakistán (…) En aquel territorio donde los afiliados de Al-Qaeda pueden encontrar refugio, han crecido dramáticamente."

Cuando el ISIS comenzó sus operaciones en Iraq bajo el nombre de Al-Qaeda en Iraq, la red de Osama Bin Laden fue su principal promotor con armas y dinero. Abu Musab Al-Zarqawi fue su creador y la meta era establecerse como una amplia coalición de combatientes islámicos que tuvo elementos iraquíes pero también muchos extranjeros, y desde sus orígenes tuvo como meta la eliminación de los chiitas; otro dato interesante es que el ISIS tuvo conflictos con sus pares del Ejército Islámico de Iraq, forzando a los otros grupos nacionalistas-islámicos a combatirlos casi hasta la su desaparición. En abril de 2013, Abu Bakr Al-Baghdadi publicó una declaración en la que anunció que había creado a Jabhat Al-Nusra -financiado y apoyado por el Estado Islámico de Irak- y que los dos grupos fueron oficialmente fusionados con el nombre de "Estado Islámico de Irak y Al-Sham (ISIS)”.

Lo que comenzamos a ver en Siria, son nuevos capítulos de antiguos conflictos internos en el seno de la yihad internacional, que nacieron durante la invasión de EE.UU. a Irak, y que no han sido resueltos por sus propios actores. No se trata de buenos y malos, sino de malos contra malos, y el punto que debe preocupar es que Al-Qaeda está contra el ISIS porque lo considera demasiado radical. 




1 comentario:

Sergio elizondo garofalo dijo...

Excelente articulo señor Bazan. Muy bueno y ponderado. Nada más hay que agregar que mientras las ratas se matan entre si le ahorran hombres, balas y pertrechos al glorioso ejercito sirio que ve los toros desde la barrera esperando que se maten para liquidar a los que sobreviven.