miércoles, 6 de agosto de 2014

Las guerras del Ejército Sirio


El conflicto civil de Siria se ha convertido en una guerra de 4 frentes: uno entre el Estado Islámico de Iraq y Al-Sham (ISIS) y el gobierno; el segundo, entre el ISIS contra los rebeldes moderados y yihadistas; un tercero entre los rebeldes del Ejército Libre de Siria (ELS) y el gobierno; y, finalmente, el ISIS y las milicias kurdas sirias. Mientras la prensa mundial se ha preocupado por el conflicto de Gaza, Siria tuvo la semana más sangrienta de la guerra civil con unos 1700 muertos en 7 días, en parte por el renovado empuje del ISIS en gran parte del país.

Los yihadistas del ISIS decapitaron a 3 combatientes de la tribu sunita Shaitat, que está luchando contra el grupo en la ciudad de Jerthe, provincia de Deir Ezzor. Los combatientes de la tribu sunita han estado chocando con el ISIS durante casi una semana en algunas zonas de la provincia, rica en petróleo, después que un acuerdo entre las dos partes se derrumbó. 

El ISIS está operando de manera inteligente en Deir Ezzor. Está enfrentando a los grupos tribales locales unos con otros, lo cual evita la coordinación entre ellos para golpear a los yihadistas; pero además se está asegurando lealtades para consolidarse en el terreno, lección aprendida de Jabhat Al-Nusra. En el fondo es un simple “dividir para reinar”. Al-Assad malinterpretó el frente del ISIS y los otros rebeldes: suponer que el ISIS los acabaría primero para luego enfrentarse a Damasco es un error; el ISIS se ha expandido sobre las áreas de Jubhat Al-Nusra de Deir Ezzor, pero ya no está favoreciendo al gobierno sirio. Esa expansión ahora supone que ocupa más tierra, por lo que se requieren más tropas y aumenta la desestabilización existente.

El presidente Bashar Al-Assad ha hecho grandes avances en la reconquista de Aleppo, la ciudad más grande del país. A principios de julio, y sin mucho pelea, sus fuerzas tomaron la zona industrial estratégica de Sheikh Najjar -en el Noreste de Aleppo- y por primera vez en un año que intentó entrar en los barrios rebeldes de Saladino y Bustan Al-Basha. Las recientes ganancias oficiales significan que el gobierno puede ser capaz de estrangular a los bastiones de la oposición en Aleppo y amenazar a sus redes de apoyo fuera de la ciudad: Sheikh Najjar es una puerta estratégica para el gobierno en el Norte de Aleppo, y si se puede capturar la Escuela de Infantería y Handarat, se puede asegurar el Noreste de Aleppo cercando a los rebeldes. Además también puede interrumpir las líneas de abastecimiento de los rebeldes desde Turquía, que representan su principal fuente de armas y suministros.

La posibilidad de recuperar Aleppo es cada vez más real. Esto no va a suceder rápidamente o fácilmente: La estrategia oficial no parece implicar una adquisición completa de Aleppo, en el corto plazo, y los rebeldes todavía tienen cartas para jugar como su capacidad de abrir frentes en Aleppo si el régimen les rodea en las afueras. Mientras tanto, los rebeldes dentro de la ciudad todavía tienen bases firmes en varios distritos claves. Si el régimen puede vincular las áreas leales a él -como las aldeas chiitas de Nubl y Zahraa- con las áreas que le son favorables pero que actualmente están bajo control de los rebeldes, la situación de los rebeldes será mucho más difícil.

Las milicias kurdas, liderados por el PYD -ala siria del PKK- han utilizado la guerra civil siria para labrarse regiones autónomas, aunque esto significase enfrentamientos con el ISIS. En julio, se produjo una intensa lucha por la ciudad fronteriza de Ain al-Arab / Kobani, controlada por el PYD, lo que provocó una nueva posición radical de Turquía. Ahora los combates a lucha se han trasladado al Distrito Wana sur de la presa del lago Mosul, donde el ISIS está tratando de hacerse con el control de la presa; la lucha en esa zona está a unos 7 km, desde donde los refugiados de Sinjar están tratando de cruzar el Tigris para llegar a Dohuk.

El punto es que los yihadistas tomaron la ciudad iraquí de Sinjar el domingo, en la segunda jornada consecutiva de avances contra las fuerzas kurdas. Las luchas intensas tienen lugar en la ciudad fronteriza de Rabia, donde las fuerzas especiales kurdas Peshmerga y el YPG luchan juntos contra el ISIS; pero su gobierno regional no ha recibido el 17% de las participación de los ingresos nacionales del petróleo que le debe pagar Bagdad y está tratando de vender su propia producción de forma independiente, por lo que se quedarán sin recursos ni medios en el mediano plazo para sostener su resistencia.

Los ataques aéreos de la Fuerza Aérea en los suburbios de Kafr Batna y Douma -al Este de Damasco- mataron al menos a 64 personas el fin de semana. Los bombardeos, tiroteos y ejecuciones matan regularmente a más de 150 personas por día, pero el número de víctimas de los ataques aéreos fue especialmente alto. La inusuak 

Las unidades del Ejército sirio han comenzado a operar en todo el país de manera directa contra los yihadistas. Unidades del Ejército eliminaron a yihadistas en varias aldeas en el campo de Damasco y Quneitra; en Idleb, el ejército causó bajas a los rebeldes en Tal al-Louz -al Oeste del aeropuerto de Abu al-Zohour- y en la aldea de Qaminas; en los pueblos de Om Sharshouh, Mahsa, Aqrab, Tal Dahab, Tal Bisa y al-Rastan todos en la zona rural de Homs; también eliminó a un grupo terrorista en Tal Al-Khudr, cerca de la rotonda de Da'el, en la campiña de Daraa.

Las fuerzas del presidente Al-Assad se han debilitado como consecuencia de las incursiones de ISIS en Irak, ya que forzaron a miles de milicianos chiitas iraquíes que estaban en sus filas, a defender sus propios hogares. Una campaña oficial más concertada en el ISIS puede ser exitosa, la recuperación del yacimiento de gas Shaar en Homs es una prueba, pero dependerá de una disposición de recursos que son inciertos por el momento; por caso, Hezbollah ahora está enfocado en defender a Líbano de las incursiones del ISIS, por lo que no podrá colaborar como lo estaba haciendo con Al-Assad. El ejército sirio finalmente derrotará al ISIS, porque es un verdadero Ejército, pero más aún porque la mayor parte del mundo teme al ISIS; los yihadistas han adoptado la misma lógica sectaria del Ejército sirio y tratan de destruir al enemigo, sin prisioneros o rendiciones. 

El punto es que, dentro del actual escenario, el Ejército sirio está muy estirado. Tiene unidades desplegadas desde Qalamoun a Palmira, y desde Idlib a Daraa; por otra parte, los tres años de guerra civil han limitado la disponibilidad de soldados bien entrenados y su equipo depende de los suministros iraníes y rusos. La participación de tropas de los Guardianes de la Revolución de Irán y Hezbollah le permitieron al presidente Al-Assad avanzar desde principios de 2014, pero el ISIS es una amenaza permanente como lo demostró en Líbano e Iraq.

El juego de no eliminar definitivamente la amenaza del ISIS –o de cualquier otra forma yihadista- llevada adelante por el gobierno sirio, se sustenta en el mismo cálculo que sigue desde finales los ´70, que tiene por objetivo mostrar la relevancia de Siria en los asuntos regionales –y eventualmente internacionales- como la mejor alternativa para Occidente frente a cualquier potencial amenaza regional. 




1 comentario:

Sergio elizondo garofalo dijo...

Señor Bazan. Unas preguntas: ¿Usted cree que el ISIS perdure como movimiento armado?. ¿Cree usted que el ejercito iraqui pueda derrotar al ISIS?. ¿Puede usted analizar si el ISIS ha hecho avances en Siria?. Me gustaria que analizara los recientes hechos en Irak donde el ISIS enfrenta una insurreccion de la poblacion sobre todo en Mosul y en los territorios kurdos. Tambien queda pendiente su criterio sobre la capacidad militar y tactica del ISIS, el cual no tiene desperdicio.