martes, 2 de septiembre de 2014

Otro más


El Estado Islámico de Iraq y Al-Sham (ISIS) publicó un video donde pretende mostrar la decapitación del rehén estadounidense Steven Sotloff, en lo que parece ser una suba en la apuesta del grupo yihadista en su confrontación con EE.UU. sobre los ataques aéreos contra sus combatientes en Irak. Una figura enmascarada en el video emitió una amenaza en contra de un rehén británico -David Haines- y advirtió a los gobiernos a retroceder en "esta alianza del mal de América contra el Estado islámico". El verdugo parecía ser el mismo hombre con acento británico que apareció en un vídeo el 19 de agosto que muestra el asesinato del periodista estadounidense James Foley, y se notaba un ambiente desértico similar. En los dos videos, los cautivos llevaban monos naranjas y el verdugo dijo "Estoy de vuelta, Obama, y estoy de vuelta a causa de su política exterior arrogante hacia el Estado islámico, debido a su insistencia en continuar sus bombardeos y en la represa de Mosul, a pesar de nuestras advertencias serias." 

La situación sigue empeorando para los rebeldes en el Norte. Los avances del gobierno sirio en Aleppo y los yihadistas del ISIS ganaron el Norte de la ciudad y los pueblos que la rodean; los rebeldes de Aleppo saben que una derrota es inminente: o es a manos del gobierno que empujando para rodear rebeldes dentro de Aleppo o es a manos de los yihadistas, con quienes están luchando por recuperar territorio adicional en la zona rural y empujar más hacia el Oeste. Otro aspecto significativo son las crecientes tensiones entre los grupos pro Al-Qaeda como Jabhat Al-Nusra y sus ex aliados rebeldes. 

En las principales capitales occidentales hay un nuevo debate acerca de cómo lidiar con el presidente de Siria, Bashar Al-Assad. Las opciones políticas que se discuten en gran medida se han reducido a una elección binaria: aliarse con Al-Assad para derrotar a ISIS o redoblar la política existente para construir una oposición sunita fuerte. Pero la política occidental tiene que ir más allá de esta falsa dicotomía: en Irak hay una comprensión de que el progreso militar requiere una alianza entre el Ejército y el gobierno dominado por los chiitas, así como con sus aliados en el Kurdistán; no hay interés en repetir los errores de 2003 con una nueva ocupación militar y todo el mundo reconoce que la inclusión política y el empoderamiento de los sunitas serán cruciales en esta ocasión. Pero en Siria se presenta una ecuación de poder y un equilibrio confesional diferente, y cualquier contención exitosa de ISIS requerirá el apoyo de los militares de Al-Assad y de los kurdos sirios. Y al igual que en Irak, los sunitas en última instancia, tendrán que expulsar al ISIS de sus comunidades.

Existen rumores que EE.UU. indirectamente generó y armó al ISIS como una respuesta para derrocar a los tiranos árabes en la Primavera Árabe. Tom Engelhardt -en TomDispatch- sostiene que “el ISIS es un regalo de George W. Bush y Dick Cheney al mundo (con ayuda de los saudíes y otros financistas del extremismo en el Golfo Pérsico)” para justificar la invasión de EE.UU. a Irak. Patrick Cockburn publicó un libro, “El Retorno de los Yihadistas: SIS y el Nuevo Levantamiento Sunita”, donde Cockburn dice que luchando el ISIS en Irak y con el apoyo a sus objetivos en Siria (derrocar al presidente Al-Assad), EE.UU. "ha creado una situación en la que ISIS puede sobrevivir y así florecer." Pero Cockburn también acusa a EE.UU. de armar al ISIS - no sólo por las armas estadounidenses y vehículos del Ejército iraquí que cayeron en poder del ISIS- sino porque otras milicias armadas en Siria, algunos de los cuales eran conocidas por ser aliadas de los yihadistas, fueron suplidas por EE. UU.

Al dar a conocer el video que muestra el asesinato del segundo periodista estadounidense, el ISIS ha dejado en claro que no tiene ningún interés en negociar con Obama o sus aliados sobre el destino de los otros occidentales prisioneros. Si el objetivo real del ISIS es disminuir el apoyo a los ataques aéreos de EE.UU., que no está funcionando: las encuestas indican que los estadounidenses en general apoyan la acción militar contra los extremistas. Y la campaña aérea de EE.UU. no ha cedido. El 20 de agosto, un día después de que se lanzó el video del asesinato de Foley, los EE.UU. se habían llevado a cabo 84 ataques aéreos contra el grupo, de acuerdo con cifras del Comando Central de EE.UU. Desde entonces, se ha llevado a cabo otros 39 ataques aéreos.

Esto contrasta con el grupo Jabhat Al-Nusra, que capturó el paso fronterizo con Israel en Quneitra. El día después de la captura, Jabhat Al-Nusra tomó a 43 soldados de paz de ONU del contingente de Fiji y publicó un video de los soldados capturados, donde se los ve sanos y salvos. Jabhat Al-Nusra exige que ONU lo elimine de la lista de vigilancia terrorista, ONU no ha respondido a su petición y es muy poco probable que algo así suceda.

El asesinato del periodista James Foley y los avances del ISIS en Irak y Siria, supusieron un deja-vú del 9-11 y de las campañas en Afganistán e Iraq con las miles de víctimas civiles y los costos estimados en uSs 1.500 millones de dólares. Algunos sectores sostienen que fue la política norteamericana para la región la que contribuyó con el ascenso del ISIS, pero esto sería minimizar la participación de los Estados del Golfo y su activo patrocinio para la formación de los grupos sunitas anti Al-Assad o Al-Maliki. El punto es que una respuesta militar no es aplicable como solución de fondo ya que solo ampliaría el círculo de violencia.

La elección de Hadi Al-Abadi como el nuevo Primer Ministro iraquí ha llegado luego de un acuerdo entre los adversarios regionales más influyentes: Arabia Saudita e Irán. Esta semana, por primera vez desde que el presidente de Irán, Hassan Rouhani, llegó al poder su viceministro de Relaciones Exteriores visitó Riad para mantener conversaciones. Esta solución política también debe incluir a Rusia, en su condición de principal aliado de Siria, y minimizar su papel por la política de Moscú para Ucrania sería un error de cálculo diplomático.




1 comentario:

Sergio elizondo garofalo dijo...

A lo largo de tiempo me he hecho estas preguntas que usted, señor Bazan, creo que en algun momento se ha hecho y estas son.
1) Que exactamente es el ISIS?
2) Quien y como se fundo?
3) Quienes son los que respaldan a dicho movimiento.
4) Que tipo exactamente de ideologia politica tienen?.-
5) Cuantos hombres exactamente tiene?
6) Por que Al Qaeda quedo en segundo plano y en silencio cuando el ISIS irrumpe en Siria y en Irak?
Quiza usted no tenga todas las respuestas pero no se preocupe, yo tampoco las tengo y estoy todavia buscandolas. Saludos.