martes, 9 de septiembre de 2014

Siria y las estrategias sin estrategia


En una entrevista del programa "Anderson Cooper 360", de CNN, la familia del periodista decapitado Steven Sotloff cree que el ISIS pagó u$s 50.000 al Ejército Libre Sirio (ELS), que alertó al grupo que el periodista había entrado a Siria desde Turquía. Sotloff supuestamente fue entregado porque su nombre estaba en una lista de personas de un atentado hospital, Barak Barfi –amigo de la familia- dijo que el informante que lo entregó “era uno de los llamados rebeldes moderados que nuestra administración quiere apoyar."

Arabia Saudita es el anfitrión de las conversaciones entre los ministros de RREE regionales y el Secretario de Estado, John Kerry, quien busca construir una coalición contra los yihadistas del ISIS, según confirmaron los medios estatales. El encuentro reunirá a los ministros de Egipto, Jordania y Turquía, así como los seis Estados del Golfo; un alto funcionario egipcio dijo anteriormente que Irak también asistiría mientras que un oficial libanés dijo que Beirut también estaría representado. 

Con EE.UU. previamente dispuestos a tomar la iniciativa, Arabia Saudita, Turquía y Qatar han trabajado con propósitos cruzados en el apoyo a los grupos anti-Al-Assad. Pero el incumplimiento de los pedidos árabes a Obama y la falta de presión ante “la línea roja”, ponen sombras de dudas sobre ahora EE.UU. tomará la iniciativa. La confianza sobre EE.UU. es baja, sobre todo en la región del Golfo, por el tipo de liderazgo de Obama y la forma en que maneja la política exterior y aunque una alianza sin condicionamientos es poco probable, esto no quiere decir que los Estados sunitas no quieran unirse a EE.UU. en la campaña contra el ISIS. Obama señaló el domingo en Meet the Press -de la cadena NBC- que "vamos a necesitar de los Estados sunitas -no sólo Arabia Saudita- sino nuestros socios como Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Turquía (…) Ellos tienen que participar. Este es su barrio. Los peligros que se plantean están más dirigidos a ellos en este momento de lo que están contra nosotros."

Jordania podría ser vulnerable al ISIS y EE.UU. está intensificando su cooperación de Inteligencia con uno de sus más incondicionales aliados en Medio Oriente. La CIA ha establecido un grupo especial de trabajo para ayudar a lidiar Jordania con la amenaza del ISIS, si bien la posibilidad que los yihadistas prevalezcan sobre el Ejército jordano es remota, el país es vulnerable tanto a los ataques terroristas como a las luchas internas. Los funcionarios estadounidenses temen por su economía y los 1,5 millones de refugiados sirios que están alojados en los diferentes campamentos.

En la afirmación de que Arabia Saudita creó al ISIS, bajo la creencia que ambas entidades practican el salafismo (erróneamente conocido en Occidente como el wahabismo) subyace un error conceptual. Salafismo se basa en la palabra salaf -los ancestros- en referencia a la forma en el Islam fue practicado por los primeros seguidores del profeta Mahoma en los primeros tres generaciones de la religión; diferentes interpretaciones de estos dictados en el tiempo, dieron lugar a cuatro escuelas de jurisprudencia sunita: Abu Hanifa, Malik, Al Shafi, e Ibn Hanbal. ISIS sigue una ideología que es la continuación de la secta jariyí –“los que se desviaron- y creían que todo el que no estaba de acuerdo con ellos debía ser asesinado como infieles (takfir), asesinatos en masa racionalizadas contra civiles, incluidos mujeres y niños (isti'rad), y practicaban una forma extrema de inquisición para poner a prueba la fe de su oponente (imtihan). 

Las brutalidades del ISIS y Al-Baghdadi no proceden de un vacío. Son las conclusiones lógicas de otros procesos violentos y barbáricos como las decapitaciones públicas oficiales en Arabia Saudita, las ejecuciones públicas oficiales en Irán, el arrasamiento de ciudades y comunidades enteras por los partidos partido Baa’th de Al-Assad y de Saddam, así como la dictadura de Gadafi contra los libios. Los factores fundamentales que forman y mantienen las raíces socio-económicas, culturales y políticas del radicalismo son 5: en primer lugar, la manipulación geopolítica y la facilitación de los grupos terroristas religiosos y autoritarismo seculares; en segundo lugar, los libros de historia dogmáticos y programas escolares que canonizar el califato histórico de 'infalible'; tercero, las décadas de violaciones a los DDHH e impunidad, intolerancia y declaraciones de odio contra "otros" nutridos por autócratas seculares y religiosos, organizaciones y personalidades influyentes; cuarto, la falta de justicia social y ciudadanía, el capitalismo de amigos y la corrupción omnipresente en los más altos niveles de autoridad que llevó al colapso de las instituciones estatales, exclusión y proporcionó una base social de reclutas para los grupos radicales. Finalmente, la instrumentalización del ISIS como resultado de procesos similares iniciados por algunas potencias regionales e internacionales desde los días de la yihad contra la ocupación soviética de Afganistán en la década de 1980 hasta la fecha.

Si bien la región tiene una larga historia de violencia radical, lo novedosos es que casi nunca tantos grupos armados operan en tantos escenarios a la vez. A medida que la comunidad internacional comienza a presionar tendrá que hacerlo en el contexto de una batalla regional más amplia contra el “bin Ladin-ismo”, como una ideología violenta que por ahora amenaza a Medio Oriente, pero que pueden proyectarse al resto del mundo a largo plazo.

Kissinger advierte que la sensación que los estadounidenses quieren retirarse del mundo, la actitud “que la mayor parte del mundo deben cuidar de sí misma", se ha repetido en la historia de EE.UU. pero está llena de peligros. Kissinger sostiene que "Es un hecho empírico que cuando nos retiramos de algún lugar, alguien más va a tratar de llenarlo. Se dice que la naturaleza aborrece el vacío, el sistema internacional aborrece el vacío." 

Barack Obama ha indicado que no tiene intención de asociarse con el presidente sirio, Bashar Al-Assad, subrayando en cambio la necesidad de aumentar el apoyo a los rebeldes moderados –mismos que negociaron a Sotloff con el ISIS- para que la mayoría sunita moderada pueda llevar paz y la estabilidad a la región. Al-Assad, sin embargo, siente que está en una posición más fuerte que nunca con el ascenso del ISIS demostrándole al mundo que tenía razón; pero ha ignorado dos puntos fundamentales: Obama no tiene interés en cooperar con Bashar luego de solicitar abiertamente la caída de “su régimen criminal”, y segundo, Al-Assad no está en su mejor momento militar.

Una serie de humillantes derrotas infligidas al Ejército sirio en Raqqa el mes pasado sugieren que Al-Assad, al igual que muchos en la región y más allá, subestimaron la fuerza de los yihadistas del ISIS. El gobierno sirio se abstuvo de enfrentarse al ISIS de manera directa y convenientemente sostuvo el discurso que en la lucha contra el extremismo, su gobierno era la única alternativa, algo que la mayoría de los sirios apoyaron. Pero las 3 bases pérdidas en los combates –aunque carentes de valor estratégico- infringieron una derrota moral ya que los soldados fueron ejecutados en el desierto y alrededor de 50 oficiales fueron decapitados uno tras otro en las calles de Raqqa para que los peatones pudiesen filmarlos con sus teléfonos celulares. Las quejas de los partidarios de Al-Assad ponen de manifiesto una creciente conciencia del dilema en que se encuentran los alawitas, a medida que la guerra se prolonga: habiendo respaldado firmemente a Al-Assad lo largo de la rebelión, ahora no tienen otra opción más que aferrarse a él o enfrentarse a una aniquilación. El destino de los yazidis iraquíes resuena cada vez más cerca.




1 comentario:

Sergio elizondo garofalo dijo...

Excelente articulo con opiniones muy eruditas. Creo que me contesta todas las preguntas sobre el ISIS que plantee en un anterior comentario.
En cuanto a algunos,aspectos del articulo hago las,siguientes acotaciones
A. Los EUA son tontos en despreciar al régimen de Al Assad como a Irán en este asunto. Lo fundamento n el hecho que son los mas expertos en el ISIS y sus servicios de inteligencia están infiltrados en la,organización por lo que saben demasiado amen de que el EAS sabe cuales son sus tácticas. Si EUA persiste en el error parecerá Vietnam.
En cuanto a lo moral de las tropas del EAS, considero que no ha habido un bajonazo en la moral, de lo contrario habrían bajas en los altos mandos y en los asesores iraníes y rusos, así que creo que el golpe, aunque duro, no Mello la moral del ejercito. La prueba de el o esta en lo que hacen en la Gouta Oriental, Quneitra y en Hama, donde están avanzando.
En el caso de DIER EZZOR, considero que allí no le sera fácil al Isis batallar dado que tendrá al frente a,la IV división mecanizada y fuerzas de elite como de generales mas expertos que en Tabqa por lo que espero que la victoria sea para los buenos.
Así las cosas, vamos a,esperar acontecimientos. Saludos a todos los de foro.