jueves, 9 de febrero de 2012

Siria mira a la comunidad internacional



Las fuerzas sirias bombardearon con cohetes y fuego de mortero nuevamente a Baba Amro, Khalidiya y otros barrios de la oposición en la ciudad de Homs, dijeron los activistas. Los residentes y opositores señalaron que ya se cuentan por centenares las personas muertas desde el inicio de los ataques la semana pasada; todo indica que las fuerzas del presidente Al-Assad intentan acabar con la oposición en Homs y la llegada de refuerzos blindados a la ciudad hacen pensar que la situación va a empeorar en los próximos días.

La Comisión Coordinadora de la Revolución Siria, un grupo de oposición, dijo que al menos 30 civiles murieron en Homs en los bombardeos en la mañana de hoy en barrios principalmente sunitas, foco principal de los ataques de las fuerzas del gobierno. La Organización de Derechos Humanos de Siria (Sawasiah) dijo que el asalto de esta semana en Homs había matado al menos a 300 civiles e hirió a 1.000, sin contar al número del jueves; mientras que los funcionarios internacionales han estimado que la cifra total de muertos en Siria, desde el pasado mes de marzo, ha superado las 5.000 bajas.

El Secretario General de ONU, Ban Ki-moon, dijo que el fracaso del Consejo de Seguridad para acordar una resolución sobre Siria es "desastroso" para la gente en el país; al hablar en la sede de la ONU en Nueva York, Ban dijo que había informado al Consejo de Seguridad acerca de un plan propuesto por el jefe de la Liga Árabe-Nabil Elaraby- para una posible misión conjunta de la ONU y la Liga Árabe en Siria. Desde el punto de vista del Secretario Ban, el veto de Rusia y China, ha alentado al “gobierno sirio a intensificar su guerra contra su propio pueblo donde miles de personas han sido asesinadas a sangre fría”.

Los miembros del Consejo que vetaron el proyecto de Resolución han mantenido un intenso tráfico diplomático durante esta semana, en particular con los Estados occidentales y los grupos de la oposición siria.

China recibió a una delegación de la oposición siria, la Coordinadora Nacional para el Cambio Democrático de Siria (CCD), y se reunió con un viceministro de Relaciones Exteriores; la delegación encabezada por Hassan Mana, hizo un viaje de cuatro días a China que finalizó hoy. Liu Weimin, vocera de la Cancillería china, dijo que ambas partes intercambiaron opiniones sobre la situación actual y China explicó su posición, además le pidió a todas las partes que detengan inmediatamente la violencia; Weimin remarcó también que el gobierno sirio debe cumplir sus promesas con seriedad e iniciar con urgencia un proceso de reforma global e incluyente.

Las esperanzas de revertir rápidamente el voto ruso en Consejo de Seguridad del pasado fin de semana no llegaron a nada. El Canciller inglés, William Hague, habló con su par ruso, Sergei Lavrov, para pedirle que Moscú reconsidere su voto y la ventas de armas a Damasco; además Lavrov dijo que no hubo una confirmación independiente que el régimen de Al-Assad esté utilizando armamento pesado en Homs o en otros lugares e insistió que el suministro de armas rusas era legal. Pero las presiones sobre Rusia recién comienzan y el Primer Ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, le anunció por teléfono al Presidente ruso, Dmitry Medvedev, que el ministro de Relaciones Exteriores, Ahmet Davotuglu, llevará a Washington la iniciativa de una conferencia internacional de emergencia, misma que apoyan las capitales occidentales y árabes.

Turquía es el vecino más grande de Siria y por ello tiene mucha preocupación respecto de la suerte que pueda correr Damasco y de cómo será resuelta la situación por la comunidad internacional. El embajador de Turquía ante la UE ha advertido que la imposición de sanciones a Siria por la UE y EE.UU. no tendrá éxito mientras Irán y Rusia le proporcionen apoyo al régimen; por otra parte el presidente Al-Assad aún mantiene el apoyo de la clase media de Siria –temerosa de lo que pueda venir- y la oposición está fragmentada, aumentando el riesgo de una guerra civil.

El gobierno del presidente Recep Erdogan está coordinando los esfuerzos para lanzar una nueva iniciativa, frente al fracaso del plan de la Liga árabe y al veto de China y Rusia en el Consejo, para instalar una zona de contención o exclusión aérea en Siria. Turquía siente que este puede ser su momento para liderar las iniciativas en la región -ya que el régimen sirio es inviable- y por ello estaría coordinando con OTAN y EE.UU. la participación que tendría cada uno dentro de un futuro escenario; para ambos Estados es fundamental que sea la Liga Árabe quien esté a la cabeza ya que la percepción en Siria variaría sensiblemente.

Las preguntas inevitables son dos: primero, bajo que mandato sería instaurada una zona en Siria ya que por el Consejo de Seguridad se vería vetada por Rusia, al menos. La segunda cuestión es sobre los Estados que operarían en esa zona, EE.UU. está en plena campaña electoral por lo que no estaría deseoso de involucrarse y tanto Francia como el Reino Unido han mostrado -durante la campaña libia- que sus recursos materiales y financieros son limitados para una operación prolongada.

Hasta ahora, muchas de las iniciativas propuestas pueden resultar más perjudiciales que la actual situación; lejos de ser un problema sin solución conviene separar la cuestión en dos planos: no existe una salida en 24 horas, con excepción que el presidente renuncie. La resolución del conflicto en el mdiano plazo puede venir de la mano del modelo seguido en Egipto, donde el régimen liderado por el Consejo de las FFAA –del cual Mubarak era solo la cara visible- optó por destituirlo antes que todo el régimen fuese depuesto.

Siria puede tener éxito en un escenario similar. Los alawitas son los pilares del régimen –la familia Al-Assad es la cara visible- y si este grupo religioso toma consciencia que se ha llegado a un punto de no retorno pero que todavía pueden negociar desde una posición de poder, cediendo un poco para no perder todo, en una transición ordenada la solución estaría al alcance de la mano.










5 comentarios:

Diego Martinez Carrera dijo...

Es hora de que la dinastía Al-Assad termine su dictadura en Siria. No es posible que un gobernante y su hijo estén en el poder desde 1971. La interferencia de organismos como la ONU es urgente, sin embargo, los movimientos de estos organismos debe ser inteligente y cuidadoso.
Invito a ver mi blog en donde encontrarán más información con respecto al conflicto en Siria.

Josè Bonilla dijo...

Realmente da pena que por pelear por las religiones muera tanta gente. Eso no es bueno para el mundo, Que podemos hacer... Nada solo estar de brazos cruzados ver cuanta gente muere cada dia mas

Josè Bonilla dijo...

Realmente da pena que por pelear por las religiones muera tanta gente. Eso no es bueno para el mundo, Que podemos hacer... Nada solo estar de brazos cruzados ver cuanta gente muere cada dia mas

Daniel Caicedo dijo...

Estimado Fernando: crees que Rusia y China, ante la escalada de violencia, terminen cediendo y permitan una invasión a Siria? es probable?

Gracias por tu respuesta.

Saludos

Fernando Bazán dijo...

Estimado Daniel,
por el momento es poco probable que Rusia y China permitan operaciones militares similares a las que tuevieron lugar en Libia.
Ciertamente el regimen de Al-Assad tampoco tiene más margen de maniobra y algún tipo de medida del Consejo de Seguridad será necesaria para detener la violencia en el terreno.