jueves, 20 de marzo de 2014

Líbano, entre Israel y Siria


Sigrid Kaag, jefe de la misión conjunta de ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), dijo que el 54% de las toxinas del arsenal sirio habían sido suprimidas o eliminadas. Siria ya ha perdido una fecha límite del 5 de febrero para entregar o destruir todas las 1300 toneladas métricas de agentes químicos que declaró el año pasado, la semana pasada se perdió la fecha límite para destruir una docena de instalaciones de producción y almacenamiento pero el mes pasado; Siria dijo que hubo dos intentos de ataques contra convoyes que transportaban las armas químicas, 2 sitios de almacenamiento siguen siendo inaccesibles debido a los combates y 5 cohetes fueron disparados hacia la zona portuaria de Latakia a principios de este mes impactando cerca del equipo internacional de inspectores. Es por ello que Kaag señaló en un comunicado que “La misión conjunta acoge con satisfacción el impulso alcanzado y alienta a la República Árabe Siria para mantener el ritmo actual”.

Mientras tanto, las tropas sirias presionan en una ofensiva cerca de la frontera con Líbano en procura de recuperar el control de Ras Al-Ayyn, una aldea en poder de los rebeldes cuyas fuerzas parecen estar colapsando lo largo de un frente central clave. Este poblado es la última zona en la región Qalamoun que va a caer en manos de las fuerzas gubernamentales apoyadas por combatientes de Hezbollah; ayer libaneses funcionarios de seguridad dijeron que sus tropas habían desmantelado las barricadas y reabrieron un camino clave a la ciudad de Arsal, predominantemente sunita, cerca de la frontera con Siria. El desarrollo se produjo después de días de alta tensión en la zona, donde hombres de Hezbollah y residentes locales habían bloqueado la carretera, luego que una serie de cohetes fueron disparados desde ese poblado.

Con los recientes avances, el Ejército sirio se estaba concentrando en una serie de pueblos en la región montañosa Qalamoun -Ras Al-Ain, Rankous, Flita y Ras Al- Maara- mientras que al Norte de Yabroud, los rebeldes luchaban con las tropas del Ejército y combatientes de Hezbollah en las afueras de Nasirieh; 2 días después de que se apoderó de Yabroud tras un mes de bombardeos y ataques aéreos, el conjunto de las fuerzas sirias se está moviendo para asegurar el área a lo largo de la cercana frontera con Líbano, cortando la ruta de suministros para los rebeldes dentro de Siria.

La zona fronteriza del Líbano ha sido absorbido de manera constante en los 3 años del conflicto las consecuencias de los enfrentamientos: mientras las fuerzas del presidente Al-Assad atacan bases rebeldes cercanas, los rebeldes sirios disparan cohetes contra ciudades chiitas para castigar a Hezbollah por el envío de sus combatientes para apoyar a Al-Assad. La tensión en Líbano fue en aumento luego que manifestantes sunitas bloquearon las rutas en Beirut, Valle de la Bekaa y cerca de la ciudad de Sidón en protesta por el cierre de los accesos a Arsal.

La derrota rebelde en Yabroud envió una corriente de refugiados y combatientes que vierten a través de la frontera hacia Arsal, y fue seguido horas más tarde por un atentado suicida con coche bomba contra un bastión local del Hezbollah. El Ejército libanés envió comandos a la zona fronteriza, preparándose para otro desborde del conflicto, ya que la guerra civil en Siria ha encendido las tensiones sectarias entre sunitas y chiitas dentro de Líbano y con la pérdida de Yabroud es probable que arrastre el Líbano aún más al conflicto con la ola de rebeldes sirios que cruzó la frontera.

En una entrevista con Al-Manar, el Gral. Amin Hotait, reveló que alrededor de 2.500 militantes escaparon de las ciudades en Qalamoun a la ciudad libanesa de Arsal y suponen una verdadera amenaza contra la seguridad del Líbano, a menos que se los encuentre. Hotait considera que hay 4 elementos que pueden reducir la amenaza terrorista en Líbano: primero, los militantes no deben tener un entorno social que los contenga; segundo, una clara decisión política donde el gobierno y todas las facciones políticas libanesas anuncien su disposición a enfrentarse a los grupos terroristas; tercero, las capacidades del Ejército libanés que debe contar con todos los medios para luchar contra los militantes, a sabiendas de que está sobrecargado con las misiones en todo el país; y cuatro, estrictas medidas de seguridad de las zonas seleccionadas que deben estar preparados para encontrarse con la amenaza terrorista.

Adicionalmente a los problemas derivados del conflicto sirio, aviones de guerra israelíes desataron una serie de ataques aéreos contra puestos militares sirios el miércoles, matando a 1 soldado e hiriendo a 7, en uno de los más graves enfrentamientos entre los países en las últimas 4 décadas. Los ataques aéreos fueron en represalia por un atentado con bomba en una ruta de los Altos del Golán que hirió a 4soldados israelíes que patrullaban a lo largo de la frontera; no está claro cuál de los muchos grupos que luchan en Siria pudo haber plantado la bomba, pero Israel ha dicho que Al-Assad es responsable de los ataques procedentes de su país y acusó a sus fuerzas de permitir que el ataque tenga lugar. El Primer Ministro, Benjamin Netanyahu, señaló que "Nuestra política es clara. Lastimamos a los que nos hacen daño", y el Ministro de Defensa, Moshe Yaalon, dijo que “Al-Assad lamentará sus acciones si los ataques continúan”.

Ahora está claro que se necesita una acción rápida y decisiva para hacer frente a los puntos de acceso de seguridad en el Valle de la Bekaa y el Norte de Líbano, sobre todo después de la caída de Yabroud. Ese evento ha agravado la situación de la seguridad libanesa debido a los cohetes lanzados desde territorio sirio contra ciudades fronterizas libanesas, los ataques suicidas se han incrementado –el último fue un coche bomba en Baalbek el 16 de marzo- y las fuerzas de seguridad libanesas han detectado una serie de coches bombas que entraron a Líbano y solo uno fue interceptado el 17 de marzo y destruido por el ejército. Los indicios apuntan que un gran número de rebeldes sirios huyeron de la zona de batalla en Yabroud y se han trasladado a Arsal y están rodeados por fuerzas sirias y libanesas; y finalmente la situación en Tripoli ha seguido el ritmo de la guerra siria y los combates entre sunitas y alawitas se extendieron a toda la región norte de Líbano.

El jueves 13 de marzo, el PM Netanyahu convocó a una reunión especial del gabinete diplomático, de seguridad y a los Servicios de Inteligencia en la sede del Ministerio de Defensa en Tel Aviv. Durante la entrega de su evaluación el Director del Mossad, Tamir Pardo, expresó su preocupación por que Hezbollah podría intentar aprovechar la escaramuza en el Sur para encender un pequeño foco en el sector de la frontera Norte de Israel. Se estima que las escaramuzas podrían usarse como excusa para no entrar en una confrontación frontal con Israel, ya que está sumido en Siria. 

Uno de los participantes de la reunión dijo que "La revuelta siria y la guerra civil estalló hace exactamente tres años. Si alguien en la reunión del gabinete nos había dicho hace tres años que Bashar Al-Assad seguiría siendo el presidente de Siria, hubiéramos considerado que era un payaso. En términos generales, toda la cadena de acontecimientos que hemos visto en Siria en el último año es totalmente surrealista. Hace tres años, nadie habría podido predecir que la lucha en Siria continuaría durante el tiempo que tiene y todavía sigue fuerte. Si alguien nos hubiera dicho que la cifra de mortalidad alcanzaría 150.000, no habríamos creído. Si alguien nos hubiera dicho que una guerra regional masiva entre los sunitas y los chiitas estallaría -una que vería la participación de todas las fuerzas regionales, así como las potencias mundiales- nos habríamos reído. Pero eso es un hecho. Todo esto ha sucedido y no acaba de suceder, está sucediendo ahora mismo mientras hablamos. Y eso no es gracioso."

Para la opinión pública, Hezbollah ha estado luchando su guerra en Siria bajo la bandera de lucha contra el terrorismo y la aniquilación de los extremistas, en sintonía con la retórica del presidente Bashar Al-Assad. El partido chiita ha utilizado ese pretexto para justificar sus acciones, pero la realidad del conflicto sirio podría extenderse en el tiempo y las repercusiones internas ya comienzan a verse con los atentados o enfrentamientos armados entre sunitas y chiitas libaneses; adicionalmente, la estrategia de aniquilar el terrorismo de forma preventiva en Siria ha empujado a esos extremistas hacia Líbano -suponiendo que todas las entidades que luchan contra el régimen sirio son terroristas- y encuentra al país con las defensas bajas producto de la parálisis político-estatal.

Hay un interesante paralelismo entre Qusayr y Yabroud: luego de ambas victorias, que tuvieron una fuerte participación de Hezbollah y otros grupos chiitas, las tensiones sectarias se dispararon y aumentaron los atentados suicidas en las 48 hs subsiguientes. La teoría de erradicar el terrorismo o yihadismo en el campo de batalla es inútil si no se eliminan las causas que lo llevaron a ser una opción: con las cifras de refugiados en plena alza, con los niveles de violencia y destrucción de la guerra civil junto a la pérdida de toda esperanza, ¿Qué impide que estas personas busquen venganza o se radicalicen?




3 comentarios:

webmaster1507 dijo...

Basados en lo qu dice israel en cuanto a que Al asad es responsable de los ataques desde siria, podria ser aprovechado por los terroristas para provocar a Israel hasta el punto de forzar un ataque masivo contra las posiciones de Ejercito Arabe Sirio al sur de Damasco lo que les dejaria el camino libre para incursionar nuevamente hasta Libano.

Sergio elizondo garofalo dijo...

Sabes que es lo que pasa?. Sencillo. Israel quiere una guerra ya con Siria dado que los rebeldes no son ni serán capaces de derrocar a Al Assad sabiendo que USA tendría que participar forzosamente. Por eso quiere provocar para que los sirios reaccionen y ellos tengan la excusa perfecta para actuar. Los sirios no le hacen caso a las agresiones de Israel por cuanto saben por donde anda la procesion y no quieren una guerra de varios frentes amen de no darles gusto a los rebeldes ni a los judios. A los rebeldes le encantarían que Israel entre e incluso les ofrecieron en bandeja el Golan a cambio de ayuda, unos perfectos quisling, pero son asi. Ya habra tiempo para devolver favores pero no ahora, se requiere calma y no precipitarse.

webmaster1507 dijo...

Correccion: ...desde libano.