miércoles, 19 de marzo de 2014

Siria, una tierra de entrenamiento




Ayer, EE.UU. suspendió las operaciones de la Embajada de Siria en Washington y sus consulados y dijo a los diplomáticos y el personal que no son ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes que deben salir del país. El Enviado especial de EE.UU. para Siria, Daniel Rubinstein, dijo que "Hemos determinado que es inaceptable que las personas designadas por ese régimen para llevar a cabo las operaciones diplomáticas o consulares en EE.UU. (…) En consecuencia, EE.UU. notificó al gobierno sirio hoy que debe suspender de inmediato las operaciones de su embajada en Washington, DC, y sus consulados honorarios en Troy, Michigan, y Houston, Texas". Rubinstein, cuyo nombramiento fue anunciado por el Departamento de Estado el lunes, dio a conocer la información mediante un comunicado.

La Embajada de EE.UU. en Damasco fue cerrada en febrero de 2012, cuando la seguridad interna se deterioró. La Embajada de Siria en Washington se ha mantenido abierta, aunque no ha habido ningún embajador desde diciembre de 2011 y el Departamento de Estado dijo que menos de una docena de diplomáticos trabajaban en la Embajada siria y sus Consulados; cuando la Embajada de Siria anunció la semana pasada que dejaría de proporcionar servicios consulares, el Departamento de Estado decidió que no tenía sentido permitir que la embajada siguiese operando. Rubinstein sostuvo que "Pese a las diferencias entre nuestros gobiernos, EE.UU sigue manteniendo relaciones diplomáticas con el Estado de Siria como una expresión de nuestros vínculos de larga data con el pueblo sirio, un interés que va a perdurar mucho después de Bashar Al-Assad deje el poder".

El Secretario de Estado, John Kerry, dijo que EE.UU. cerró la embajada siria en Washington y echó a los diplomáticos sirios debido a que el régimen de Al-Assad no tiene legitimidad y "Todos hemos vemos las imágenes de los cadáveres demacrados. No puedes creer que estés en el 2014 (…) Y así nos sentimos como la idea de que esta embajada está asentada aquí con la representación que podíamos tomar en serio, es un insulto y la cerramos. Es así de simple (…) El pueblo de ese país que ha expulsados hijos, padres, hermanos, hermanas, abuelos nunca van a mirar a él [Al-Assad] en busca de liderazgo." La vocera del Departamento de Estado, Jen Psaki, informó que la orden afecta a menos de una docena de miembros del personal de Siria. 

Nicholas Teausant, un joven de 20 años de California habló de querer bombardear el sistema de metro de Los Ángeles y fue detenido cerca de la frontera con Canadá -en el estado de Washington- y es acusado de intentar viajar a Siria para luchar junto a los extremistas islámicos. Una denuncia penal presentada en una Corte Federal en Sacramento, lo describió como estudiante de San Joaquin Delta Community College, en Stockton, y un miembro de la Guardia Nacional que está siendo dado de alta por no cumplir con los requisitos académicos básicos; la primavera pasada, Teausant comenzó a expresar en su cuenta personal online su deseo de ver la caída de EE.UU., diciendo que "Me encantaría unirse al ejército de Alá, pero yo ni siquiera sé cómo empezar". La denuncia dijo que había estado planeando desde octubre apoyar los esfuerzos del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS) en Siria.

Los combatientes extranjeros en las filas de los insurgentes sirios se han convertido cada vez más en algo común en los tres años desde que comenzó la guerra. Siria se convirtió en una atracción para los yihadistas extranjeros, después de que otros campos de batalla ya no eran accesibles; la lucha en Afganistán se limita ahora a los talibanes, mientras que Al-Qaeda en Irak ha perdido una cantidad considerable de popularidad después de sus actos violentos contra la población civil provocó una reacción violenta de las tribus y otra grupos. Un gran número de los combatientes extranjeros que llegaron a Siria se unieron al Jabhat Al-Nusra al principio, antes de cambiar al ISIS; la situación ha estado en constante cambio después del comienzo del año con las batallas del ISIS contra otros grupos rebeldes -entre ellos Al-Nusra- y algunos combatientes extranjeros trataron de reincorporarse a Al-Nusra, luego que Ayman Al-Zawahiri, líder de Al-Qaeda, le dio su apoyo.

Cientos de combatientes extranjeros han abandonado las filas de los rebeldes en el Norte de Siria, debido a la frustración por las luchas internas - tendencia que sugiere una disminución del entusiasmo entre los militantes sunitas de línea dura- y que genera preocupación entre los funcionarios de seguridad occidentales ya que estos combatientes pueden dirigirse a otros países. La salida de los militantes extranjeros es aún reducida, según los rebeldes y activistas, pero ilustra el desencanto muchos parecen sentir, ya que pasan más tiempo peleando entre sí que contra el régimen del presidente Bashar Al-Assad; un coordinador de Jabhat Al-Nusra precisó que "Desde la segunda semana de enero, hasta ahora cientos, si no más de dos mil , se fue de nuevo a sus países de origen" y fuentes de Inteligencia occidentales e israelíes creen que los militantes radicales podrían mudar la yihad a otros países donde los grupos islamistas radicales ya están trabajando como Irak, Yemen y la península del Sinaí en Egipto donde el aumento de la actividad militante ha sido cautelosamente vigilados por el vecino Israel.

Inversamente, la presencia de combatientes extranjeros chiitas que operan en apoyo de las fuerzas sirias ha ido en aumento y se estima que llegan al menos a 7.000-8.000. El número global incluye varios miles de agentes iraquíes chiitas organizados en unidades militares, la más prominente es la Brigada Abu Al-Fadhel Al-Abbas. Además del núcleo duro de Hezbollah y los combatientes chiitas iraquíes, hay varios cientos de combatientes extranjeros de las comunidades chiitas de países árabes y musulmanes como Bahrein, Yemen (rebeldes Houthi), Kuwait, Arabia Saudita, Pakistán y Afganistán. Irán no sólo los apoya al proporcionarles una justificación religiosa, sino que brinda dinero y equipos, el manejo de Hezbollah y los otros combatientes extranjeros chiíes en Siria sigue la estrategia de Irán de apoyar al régimen sirio a través de intermediarios, lo que limita su intervención militar directa en los combates.

La Comisión Internacional Independiente de la ONU dio a conocer una actualización del informe de la investigación se lleva a cabo justo antes de un debate en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. En el informe se acusó al grupo yihadista ISIS de llevar a cabo masacres en masa en lugares como un hospital de niños en Aleppo, donde las personas fueron detenidas antes de ser ejecutadas; el informe también acusó al gobierno sirio de usar cada vez más métodos de matanza que tienen como objetivo atacar deliberadamente a la población civil, tales como las bombas de barril.

Paulo Sergio Pinheiro, Presidente de la Comisión de Investigación, dijo que "La violencia es desgarradora y no muestra signos de desplome después de tres años de guerra civil. Las vidas de al menos 100.000 personas se han apagado". En cuanto a las líneas de batalla, Pinheiro dijo que hay cientos de diferentes grupos no estatales que libran la guerra dentro de Siria, y "Salvo por los valientes esfuerzos de los organismos humanitarios y los países que ofrecen asilo a los dos millones y medio de refugiados, la comunidad internacional no ha hecho más que dar testimonio de la difícil situación de las personas atrapadas en la vorágine.”

Carla del Ponte, ex Fiscal del Tribunal Penal de ONU, dijo que los investigadores habían reunido "pruebas objetivas que incluyen fotografías y documentos que podrían utilizadas por un fiscal para cualquier caso futuro de la CPI”. Además, 4 listas confidenciales conteniendo los nombres de los jefes de las ramas de Inteligencia y los centros de detención donde se tortura a los detenidos, los nombres de los comandantes militares que se dirigen contra la población civil, los aeropuertos desde los que se planearon y ejecutaron los ataques con bombas de barril, los grupos armados involucrados en el ataque y el desplazamiento de la población civil.

Las acciones y operaciones de los grupos rebeldes radicales han perdido de vista el interés de derrocar al gobierno de Al-Assad e instaurar un mandatario democrático, solo persigue la instauración de un “califato” o la extensión de la yihad a otras áreas más allá de Iraq y Afganistán. La presión de los salafistas ha movilizado a los elementos chiitas de las diferentes países de la región ahondando la pre-existente rivalidad sunita-chiita, la pregunta es ¿Qué harán los combatientes cuando regresen a su países de origen con el entrenamiento adquirido en Siria?




1 comentario:

Sergio elizondo garofalo dijo...

Voy a contestarle la pregunta del ultimo parrafo asi.
Unos regresaran a entrenar jihadistas en Francia, España, Inglaterra y Alemania para cuando sea oportuno reventar a esos paises con una violencia peor que la que sufren los sirios. La Ley de la compensacion en toda su extencion.
Otros, se iran a Arabia Saudita para ser como el diablo: Pagar mal a quien bien le sirve. Pronto veran a Bandar sin Satan y sus secuaces en problemas.
Otros se iran a Qatar a hacer la Yihad con el problema que se creara alli.
En fin, el problema se le devolvera con intereses a quienes quisieron destruir a Siria. Ojo, Israel que no se sienta seguro ya que le correspondera su gran parte del pastel.