jueves, 3 de mayo de 2012

La economía de Siria: el otro frente de conflicto


El jefe de Medio del Departamento del Oriente, África del Norte, el Golfo y Asia Central del Fondo Monetario Internacional, Masood Ahmed, señaló que la economía siria se contraerá significativamente en 2012 debido a los 14 meses de violencia y a las sanciones impuestas por la comunidad internacional. De acuerdo a las estimaciones de Ahmed se espera una contracción "significativa" en el PIB este año; pero como no se conocen datos concretos de la realidad sira, el FMI no está proporcionando números sobre la economía interna.

Ahmed hizo hincapié en los efectos de la prohibición de la UE sobre las importaciones de crudo desde Siria que representaban la cuarta parte de los ingresos presupuestarios antes de las sanciones; el golpe sobre Damasco se debe a que tradicionalmente se exporta el 95 % del total exportable a la UE y ello genera un tercio de los ingresos sirios en monedas fuertes. La unión de Suiza a la prohibición de importar petróleo sirio ha golpeando doblemente ya que supone un embargo sobre la importación pero también sobre la venta y transporte del petróleo y derivados.

A pesar de todos los indicadores económicos sombríos de Siria y sugerencias de los funcionarios occidentales a cerca de la disminución de las reservas, no hay señales que no sugieran un colapso inminente. La libra esterlina se ha asentado sobre las últimas dos semanas en torno a Sy 70 por dólar en el mercado negro mientras que el tipo de cambio oficial se mantiene sobre Sy 57 por dólar.

Las medidas implementadas contra el régimen sirio han tenido más impacto contra las personas ajenas al conflicto que sobre las estructuras vinculadas al poder estatal. Las prohibiciones de importaciones en el sector agrícola han afectado la capacidad de la sociedad civil para gestionar los repuestos e insumos de la UE; el sector financiero también está dentro del paquete de sanciones por lo que empresas sirias que no son afines al régimen se ven imposibilitadas de gestionar sus exportaciones.

El Secretario de Defensa de EE.UU., Leon E. Panetta, en un testimonio ante el Congreso la semana pasada, dijo que las sanciones buscan socavar el sustento financiero del régimen cortando los ingresos del gobierno en casi un tercio. Funcionarios occidentales abonan la teoría que un endurecimiento de las sanciones y un embargo contra las importaciones del petróleo sirio golpeará al gobierno y la élite empresarial, en lugar de la gente común, de manera tal que el grupo empresarial sunita retirará su apoyo a Al-Assad.

Sin embargo, las medidas internacionales solo han provocado una sucesión de shocks fiscales que se están haciendo sentir en toda la economía siria, pero que no han puesto en riesgo directo al gobierno sirio; lo cierto es que las variaciones de la economía son absorbidas por los sirios comunes, que sienten el aumento en los precios al consumidor y una fuerte caída en el valor de la libra siria, mientras que los salarios han permanecido estancados.

Con una reserva de divisas estimada en u$s 20.000 millones a comienzos de 2011, se estima que las pérdidas rondan los u$s 10.000 millones y ahora el Banco Central de Siria pierde cerca de u$s 1.000 millones al mes para sostener su tipo de cambio. Ciertamente para el volumen de la economía siria, el colchón de divisas es considerable aun después de las pérdidas mensuales y de los costos operativos de la represión; pero funcionarios de Inteligencia occidentales con acceso a las evaluaciones de la economía de Siria sostienen que es el dinero de Irán quien está ayudando a Al-Assad a sobrevivir.

El 28 de abril, en el marco de la 1ra. Exposición exclusiva de bienes de Siria en Teherán, el ministro iraní de Industria, Minas y Comercio, Mehdi Ghazanfari, anunció el un acuerdo de libre comercio entre Irán y Siria iba a ser implementado a partir de ese día. La primera exposición exclusiva de bienes de Siria ayudará a introducir las capacidades económicas de la nación árabe y promover Irán y Siria las relaciones comerciales.

El Viceministro iraní de Economía, Behrouz Alishiri, dijo que Irán está listo para establecer una zona de libre comercio (ZLC) con Irak, Siria y Líbano. En relación con el Acuerdo de Libre Comercio (ALC) firmado entre Irán y Siria, Alishiri dijo: "La firma del ALC y el establecimiento de las tarifas preferentes son pasos importantes que pueden allanar el camino para la promoción de las relaciones económicas y comerciales entre los sectores privados de ambos países".

Las sanciones, introducidas en sucesivas etapas por EE.UU., Japón, la Unión Europea y algunos países árabes durante el último año contra el régimen de Siria, incluyen un amplio paquete de medidas económicas y políticas que han debilitado las transacciones financieras y de bienes internacionales. Si bien el impacto de las medidas es difícil separar del efecto más profundo que la crisis misma ha provocado en la economía, los sirios y observadores coinciden en que el costo de las medidas lo paga la sociedad y el régimen no está fracturado por las sanciones.

Siria, históricamente ha tenido una sucesión de sanciones económicas occidentales y árabes por lo que ya son una parte de su idiosincrasia social; el contrabando y las sustituciones de bienes provenientes de países aliados han sido una respuesta a las constricciones internacionales. Pero el hecho que el FMI haya reconocido que Egipto necesita apoyo para la estabilización de su economía y que el organismo multilateral está esperando a que el gobierno egipcio le presente un plan concreto de recuperación económica, es una señal sobre qué tipos de cambios serán apoyados en Medio Oriente.

Egipto tiene el parlamento dominado por los islamistas, quienes rechazaron la semana pasada el plan económico del gabinete militar de transición; las próximas elecciones presidenciales, que comenzarán a finales de mayo y la promesa de las FFAA de entregar el poder al presidente electo el 1º de julio, los préstamos del FMI parecen más un intento por influir en la sociedad egipcia reduciendo su apoyo a los sectores religiosos que ha un plan integral de crecimiento social.