jueves, 24 de marzo de 2011

Daraa ¿La prueba para Siria?

Luego de que la policía siria lanzó un asalto contra manifestantes anti gubernamentales, se estiman que unas 15 murieron en la operación antes del amanecer. Al menos seis murieron en el ataque la madrugada del miércoles por la mañana en la mezquita de al-Omari en la ciudad sureña agrícola de Daraa, donde los manifestantes habían salido a las calles pidiendo reformas y las libertades políticas; un activista en contacto con la gente en Daraa dijo que la policía disparó otras tres personas que protestaban en el centro de la ciudad después del anochecer, mientras que otros seis cadáveres fueron encontrados más tarde en el día.

La agencia SANA informó sobre los sucesos de Daraa y aseguró que ciudadanos sirios reciben millones de mensajes SMS desde el exterior para incitar a los disturbios. La fuente agregó que más de un millón de SMS enviados desde fuera de Siria, la mayoría de los cuales son de Israel e incitan a los sirios de usar las mezquitas como plataformas de lanzamiento de los disturbios.

La televisión siria difundió imágenes de armas, municiones y grandes cantidades de dinero acumulado por la banda armada en el interior de al-Omari Mezquita; las imágenes mostraron diferentes tipos de armas y municiones, incluyendo granadas de mano, ametralladoras y fusiles Kalashnikov. Las fuerzas de seguridad en Daraa también habrían encontrando armas de contrabando a través de las fronteras, además de equipos de comunicación sofisticados.

Hace dos meses, el Superintendente General de la Hermandad Musulmana en Siria, Riyad al-Shaqfa, anunció el regreso del grupo a la acción militar en el país. Desde el gobierno se afirma que círculos extranjeros están fabricando mentiras sobre la situación en Daraa afirmando que han obtenido cartas e imágenes del interior de la ciudad, y que las masacres se llevaron a cabo en ella con el fin de provocar y aterrorizar a los ciudadanos.

Se vieron los primeros lemas sectarios desde la oposición que hasta ahora se había apegado a un mensaje moderado basado en la derogación de la ley de emergencia nacional, la promulgación de una ley de partidos nuevos y más libertad en general. Pero el jueves, los manifestantes abandonaron sus consignas y corearon: "no Irán. No Hezbollah. Queremos un musulmán que teme a Dios. "

Este lema invoca la denuncia de la Hermandad Musulmana de la década de 1970 y 1980
, cuando los extremistas llamaron a poner fin al Estado alawita y acusó a los alawitas sirios de ser infieles y no-árabes o Crypto-iraníes - "Shu'ubiyyun" - un término originalmente aplicado a los musulmanes no árabes, principalmente persas, que se resistían a las reclamaciones árabes a ser los herederos del primer profeta. Fue utilizado por la Hermandad Musulmana en la década de 1970 para desacreditar al régimen sirio y por Saddam Hussein contra los chiítas iraquíes. Saddam Hussein exigió que los chiítas iraquíes abandonan sus tendencias shu'ubi y reverencia por los líderes religiosos iraníes y un abrazo auténticamente árabes el Islam.

Mark Toner, un portavoz del Departamento de Estado
, expreso la alarma por parte de los Estados Unidos frente a la última ofensiva del gobierno sirio contra los manifestantes, condenando el uso de la violencia, la intimidación y detenciones arbitrarias. En los últimos días la administración del presidente Barack Obama ha emitido frecuentes condenas contra el gobierno sirio por su ofensiva en los días de protestas en Daraa.

El escenario en Daraa es bastante particular ya que es una zona agrícola –Siria ha sufrido severas sequías en los últimos años- con una economía local deteriorada; el ex gobernador Faisal Ahmad Kolthoum está señalado de corrupto y la policía secreta ha mantenido controlada a población frente a esta situación. Las manifestaciones empezaron por la detención de unos adolescentes que hicieron pintadas contrarias al gobierno y ello desató la ira de la gente que inició una serie de marchas reclamando inicialmente la liberación de los jóvenes y ahora se han extendido los reclamos a temas políticos y sociales.

Hasta el momento los acontecimientos en Daraa serían un hecho localizado y focalizado, el resto del país y Damasco no ha tomado a esto como el inicio de una ola de revueltas desde el interior hacia la capital sino como una situación local que se ha desbordado y magnificado.

El punto significativo es que tanto el gobierno como la sociedad han perdido el temor de enfrentarse abiertamente, mientras que anteriormente la sociedad temía de la policía secreta ahora se ha perdido –al menos en Daraa- ese sentimiento; por el lado del régimen situaciones como esta se resolvían de manera más discreta. Hoy ambas partes han modificado esa forma de resolución de los conflictos.

2 comentarios:

Soraya dijo...

Hola! Estás en Siria? Te quería preguntar cómo ves este asunto... Tenemos billetes para ir allí en mayo y no sabemos qué hacer :(. Seguiremos al tanto de tu blog. Muchas gracias!

Fernando Bazán dijo...

Hola, no me encuentro en Siria. Lo que si le puedo comentar es que la situación no se ha diseminado por todo el país sino que es algo puntual. Mayo esta "muy lejos" para establecer un posible escenario, en especial cuando los acontecimientos suceden tan rapidamente. Quedo a su entera disposición. Gracias